La Escuela Universitaria de Educación y Turismo se suma a la iniciativa #DerechosEnMovimiento

Más de 25.000 estudiantes y representantes del profesorado de todo el Estado se han unido bajo la convocatoria #DerechosEnMovimiento, impulsada por Amnistía Internacional y Oxfam Intermón para alzar la voz y visibilizar las violaciones de derechos humanos que las personas migrantes y refugiadas sufren diariamente en todo el mundo. La finalidad de esta iniciativa es plantear a los gobiernos la necesidad de que existan rutas seguras para que estas personas puedan llegar sin peligro a su destino.

 

Más de una treintena de ciudades de provincias como Ávila, Barcelona, Valencia, Madrid, Pamplona, Albacete, Vigo, Sevilla, Cádiz, Toledo, o Zaragoza han llevado a cabo actos en centros educativos, consistentes en la construcción de un muro y su posterior derribo, para simbolizar que las barreras que les separan con las personas refugiadas y migrantes son mucho menos fuertes que lo que les une. Al mismo tiempo, los centros han elaborado colectivamente un manifiesto que refleja las impresiones personales de profesorado y alumnado y sus propuestas a los gobiernos para poner fin a las violaciones de derechos humanos que están sucediendo:

 

“No nos gustan los muros, que no hacen bien a ninguno de los grupos humanos que están a uno y otro lado“. “Todo el mundo tiene derecho a desplazarse y a ser bien recibido. Todos los seres humanos podemos ser migrantes en algún momento”. “Hemos aprendido a valorar lo importante que es buscar lo que nos une más que lo que nos diferencia. La amistad y el diálogo pueden derribar muros”, son algunas de las frases con las que el alumnado ha querido mostrar su apoyo a estas personas.

 

Este acto cierra todo un curso de actividades educativas en el aula en las que han participado 25.000 estudiantes que han trabajado sobre los fenómenos migratorios y la vulneración de derechos que sufren las personas migrantes y refugiadas.

 

En Ávila, la Escuela Universitaria de Educación y Turismo ha querido sumarse a esta campaña realizando también hoy un acto simbólico. Mediante un "muro", algunas trabas momentáneas para acceder al edificio, e información, se ha invitado a los/as estudiantes a reflexionar sobre las fronteras y la situación que viven millones de personas en el mundo.

 

La crisis de personas refugiadas se ve agravada por la retórica tóxica de los discursos políticos de Estados Unidos, Filipinas, Turquía o Hungría, entre otros países, donde ha primado el miedo, la culpa y el enfrentamiento entre "nosotros y ellos". Unos discursos que están teniendo consecuencias en políticas que, entre otros aspectos, condicionan también el derecho de asilo.

 

Noticias relacionadas