La educación vial como base para reducir atropellos
Cyl dots mini

La educación vial como base para reducir atropellos

Atropello en el puente de La Estación en Ávila.

Es una de las recomendaciones realizadas desde RiveKids.

En 2021 se han acometido una serie de modificaciones en los distintos reglamentos relacionados con la seguridad vial en España para reducir los fallecidos por violencia vial y, en el caso de las ciudades, para reducir los atropellos. Todas las actuaciones que han entrado en vigor en 2021 van encaminadas a reducir la velocidad de las ciudades, a facilitar la señalización de los vehículos averiados, a regular los nuevos elementos de movilidad personal, etc.

 

Ninguna de las medidas adoptadas tiene un espíritu de educación. Todas las ciudades de España han calmado la velocidad de sus calles y, sin embargo, seguimos viendo atropellos a peatones. Los patinetes eléctricos ya tienen regulación y no deben circular por las aceras y, sin embargo, cada día los vemos circulando al lado de peatones y lo que es peor, sigue habiendo atropellos a peatones por parte de usuarios irresponsables del patinete.

 

Tanto la fiscalía de seguridad vial como las autoridades competentes instan a las policías municipales a sancionar el uso incorrecto de las vías por parte de patinetes eléctricos y bicis.

 

Podemos pensar que reducir la velocidad y aumentar las sanciones es suficiente para reducir los fallecidos y heridos graves en las calles y carreteras, lo malo es que los datos nos dicen que no es efectivo si no se invierte en educación vial.

 

Educación vial

 

Podemos pensar que la educación vial se debe dar en el colegio, también, pero la educación vial más importante, la que verdaderamente salva vidas, es la que damos con el ejemplo a todos los niños que tenemos cerca:

  • Si como adulto, con o sin niños, jamás cruzas por una calle si no hay paso de peatones.
  • Si como adulto sin niños jamás cruzas un semáforo en rojo como peatón, estarás educando a niños y no tan niños en la correcta y segura convivencia de la vía.
  • Si como adulto en el coche nunca aparcas en doble fila y nunca dejas a los niños en la puerta del colegio junto a otros 20 coches, estará evitando un riesgo de atropello y educando a niños y adultos la forma más segura de llevar a los niños al colegio.

 

Madrugar 5 minutos más es la mejor medida de seguridad vial que una familia con niños puede tomar, a la par que las prisas son el peor enemigo de la seguridad vial.

 

Ningún peatón debería fallecer atropellado en una ciudad, mucho menos en pleno paso de peatones, sin embargo, debemos reflexionar sobre cómo educamos al peatón con respecto al paso de peatones. Si el peatón se siente inmune en el paso de peatones va a cruzar sin esperar a que los vehículos se detengan y eso es poner en riesgo nuestra seguridad como peatón de forma innecesaria.

 

Los niños pequeños deben ir de la mano de un adulto siempre para cruzar un paso de peatones, es pesado, es cansado y seguramente a los niños no les guste, pero ese sencillo gesto en el que el niño espera a que llegue el adulto para dar la mano y cruzar con seguridad salva vidas cada día.

 

Aceras ciudades

 

Las aceras, sobre todo en las grandes ciudades, son más un parking de motos, bicis y patinetes, por lo que por la acera también mejor llevar a los niños de la mano y así evitaremos sustos innecesarios. Siempre queda la posibilidad de que las administraciones cumplan su función en lo relativo a la seguridad vial y saquen de las aceras todos los vehículos que deberían estar en las calzadas.

 

Desde RiveKids insten al cumplimiento de las normas de tráfico, pero también instamos a que la educación vial sea mucho más que una asignatura o una hora del policía local en la clase, insisten a que sea una actitud en el día a día. Y como no puede ser de otra manera, hacen hincapié a las administraciones a que tengan un buen mantenimiento y planificación de las infraestructuras. Algo tan sencillo como colocar un contenedor al lado de un paso de peatones aumenta el riesgo de atropello, porque reduce la visión tanto del conductor de cualquier vehículo como del peatón, sobre todo si es un niño.