La Diputación muestra testimonios personales por la igualdad en el Día de la Mujer
Cyl dots mini

La Diputación muestra testimonios personales por la igualdad en el Día de la Mujer

Detalle de la Diputación de Ávila a las personas que aparecen en el vídeo testimonial del 8-M.

La Institución provincial emite a través de una pieza audiovisual los testimonios de tres personas que ejemplifican el trabajo por la Igualdad en el medio rural 

La Diputación Provincial ha hecho público un manifiesto con motivo del Día Internacional de la Mujer a través de un pleno extraordinario, además de la difusión de un vídeo que refleja “los testimonios de tres personas que ejemplifican el trabajo que hacemos por la Igualdad en el medio rural a través de tres colectivos: las mujeres en el mercado laboral, el Trabajo Social y las víctimas de violencia machista”, explica la vicepresidenta segunda y diputada, Beatriz Díaz.

 

Se trata de una pieza audiovisual de algo menos de tres minutos de duración protagonizada por Reyes Maroto, Juan Ignacio Gutiérrez y Maribí del Carmen Suárez. Reyes Maroto se dedica a una actividad tradicionalmente asociada al trabajo masculino como es la agricultura. Reside y trabaja en la localidad morañega de Donvidas y, gracias a su esfuerzo y talento, ha llegado a ser directiva de la Cooperativa Remolachera ACOR.

 

A los niños hay que inculcarles desde pequeños que las mujeres podemos hacer el mismo trabajo que los hombres”, explica Maroto, que subraya que estudió “para profesora, pero me quedé en agricultora y soy muy feliz”.

 

Por su parte, Juan Ignacio Gutiérrez es el único varón que ejerce como trabajador social en el Área de Familia de la Diputación. En el vídeo deshace el mito de que “las mujeres comprenden mejor los sentimientos, algo que creen tanto ellas como los propios hombres”. La mayor satisfacción de su labor “es aportar soluciones que mejoran las condiciones de vida de una persona”.

 

 

Por último, Maribí del Carmen llegó a Gotarrendura desde Venezuela y vivió una situación de violencia de género de la que logró escapar. Pide a los hombres “que se respeten a sí mismos y que respeten a las mujeres” y mira al futuro con optimismo porque “hay que salir para delante”.

 

La Diputación de Ávila difundirá el vídeo a través de sus redes sociales y de distintos medios de comunicación provinciales con el objetivo de “hacer visible el trabajo que realizamos por la Igualdad en el medio rural, donde hay obstáculos añadidos a los que se dan en zonas urbanas y que tienen que ver principalmente con la falta de salidas laborales para las mujeres”, concluye la vicepresidenta segunda.

 

MANIFIESTO DE LA DIPUTACIÓN CON MOTIVO DEL 8-M

Hace más de cuatro décadas los abulenses y todos los españoles recuperamos el derecho y el deber de gobernarnos a nosotros mismos a través de instituciones democráticas como esta Diputación Provincial de Ávila. Foros de representación, debate político y prosperidad para toda la ciudadanía que, a lo largo de estas más de cuatro décadas e impulsados, entre otros, por el incipiente proceso de europeización y ese cambio a un sistema político que devolvía la soberanía al pueblo, han hecho que España haya experimentado una enorme transformación. Respecto a los derechos de las mujeres, ese cambio se inició con la reforma del Código Civil y a esta le siguieron numerosos avances legislativos dirigidos a garantizar la igualdad entre hombres y mujeres.

 

Se alcanzaron hitos irrenunciables como la aprobación de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género; la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres; y la puesta en marcha de Planes como el Plan de Igualdad en la Sociedad de la Información de 2014, y primer Plan para la Promoción de las Mujeres en el Medio Rural de 2015.

 

Ahora, inmersos en una crisis sanitaria y humanitaria global, se observa un impacto negativo y sin precedentes en los avances alcanzados que requiere dedicar esfuerzos a analizar no solo factores epidemiológicos y de salud, sino también económicos, psicológicos y sociales asociados, y prevenir las pérdidas Hace más de cuatro décadas los abulenses y todos los españoles recuperamos el derecho y el deber de gobernarnos a nosotros mismos a través de instituciones democráticas como esta Diputación Provincial de Ávila.

 

 Foros de representación, debate político y prosperidad para toda la ciudadanía que, a lo largo de estas más de cuatro décadas e impulsados, entre otros, por el incipiente proceso de europeización y ese cambio a un sistema político que devolvía la soberanía al pueblo, han hecho que España haya experimentado una enorme transformación. Respecto a los derechos de las mujeres, ese cambio se inició con la reforma del Código Civil y a esta le siguieron numerosos avances legislativos dirigidos a garantizar la igualdad entre hombres y mujeres.

 

Se alcanzaron hitos irrenunciables como la aprobación de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género; la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres; y la puesta en marcha de Planes como el Plan de Igualdad en la Sociedad de la Información de 2014, y primer Plan para la Promoción de las Mujeres en el Medio Rural de 2015. Ahora, inmersos en una crisis sanitaria y humanitaria global, se observa un impacto negativo y sin precedentes en los avances alcanzados que requiere dedicar esfuerzos a analizar no solo factores epidemiológicos y de salud, sino también económicos, psicológicos y sociales asociados, y prevenir las pérdidas

 

Reconoce que el trabajo de cuidado no remunerado es un pilar fundamental de la respuesta a la pandemia y como tal, debe ser visibilizado y valorado. Insiste en la necesidad de intensificar los esfuerzos en el desarrollo de políticas encaminadas a fomentar el empleo y el emprendimiento, la educación para la igualdad de oportunidades, la incorporación de las mujeres a la sociedad de la información y el apoyo a las mujeres que viven en el ámbito rural.

 

 Y reclama la necesidad de dotar a las Entidades Locales de los medios necesarios para llevar a cabo las competencias otorgadas en la Ley Reguladora de Bases de Régimen local para garantizar el impulso de actuaciones que contribuyan a la convivencia, el progreso y el desarrollo social y económico sostenible