La Diputación establece un programa para controlar y frenar posibles plagas de la avispilla del castaño en la provincia
Cyl dots mini

La Diputación establece un programa para controlar y frenar posibles plagas de la avispilla del castaño en la provincia

Presentación del programa de control de la avispilla del castaño en la provincia.

Un problema para la flora en muchos municipios, ya que este insecto causa la muerte de los árboles castaños

La Diputación de Ávila ha puesto en marcha un programa para el control y la prevención de posibles plagas de la avispilla del castaño en la provincia. Un problema para la flora en muchos municipios, ya que este insecto causa la muerte de los árboles castaños y en poco tiempo puede mermar su población al extenderse con gran rapidez.

 

En el pleno de enero la Institución abordó este problema instando a la Junta de Castilla y León y al Gobierno de España a apoyar a los ayuntamientos en la lucha contra esta plaga. En este sentido, la Diputación provincial ha contactado con todos los ayuntamientos de la provincia y con técnicos conocedores de la situación para constatar que en casi todo el Valle del Tiétar existe esta plaga.

 

Un problema que se concentra principalmente en la localidad de Casillas. En esta localidad ya se iniciaron tareas de contención de este insecto por parte de su ayuntamiento y de la Junta, por lo que los técnicos creen que el foco de Casillas se puede haber extendido a otros municipios del Tiétar como Sotillo de la Adrada, Santa María del Tiétar o incluso El Arenal, ya que se han encontrado infecciones puntuales en árboles aislados.

 

La avispilla del castaño, especie importada de Oriente, presenta un alto potencial de infestación, por lo que el diputado de Desarrollo Rural, Jesús Martín, ha sugerido que se evite la plantación de árboles jóvenes en municipios donde se haya confirmado su presencia. “Sucede porque la avispilla ataca a ramas jóvenes, por lo que los árboles serían infestados rápidamente y deberían ser cortados y eliminados”, ha incidido.

 

La solución pasa por establecer un tratamiento biológico y sin efectos secundarios con el uso del torymus sinensis, un depredador natural para intentar controlar posibles plagas que se puedan dar desde esta primavera, tal y como ha confirmado el jefe de Servicio del Área de Desarrollo Rural, Enrique Fernández.

 

Esta suelta de parásitos se dará en zonas de alta concentración de estos insectos provocando la muerte de los ejemplares, ya que a los castaños les sale una especie de tumoración llamada agalla. Los árboles maduros ya infestados servirán como base para que actúe, se reproduzca y se extienda el parásito depredador de la avispilla, el torimus sinensis, factor clave para realizar un control de la plaga.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: