La devoción y el fervor se adueñan de la Procesión del Silencio

Foto: Javier Ruiz-Ayúcar
Ver album

El fervor y la solemnidad han sido protagonistas este Miércoles Santo de la Procesión del Silencio, organizada por la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias, que ha llevado los pasos de Nuestra Señora de las Angustias, el Cristo de la Agonía y el Santo Cristo Arrodillado desde la zona sur hasta la Catedral.

Pasadas las 20.30 horas de este Miércoles Santo salía de la iglesia de San Nicolás de Bari la Procesión del Silencio, el noveno de los desfiles procesionales de la Semana de Pasión Abulense.

 

Los cofrades de Nuestra Señora de Las Angustias, vistiendo túnica de color azul, cíngulo, caperuza y capa de color blanco, han acompañado a su imagen titular, junto al Cristo de la Agonía y el Santo Cristo Arrodillado, por la Plaza de San Nicolás, Calle Burgohondo, Plaza del Rollo, Calle Las Damas, Calle Nuestra Señora de Sonsoles, Calle Francisco Gallego y Paseo del Rastro, para llegar a la Plaza de Santa Teresa, subir la Calle San Segundo y atravesar el Arco de la Catedral para finalizar en el primer templo abulense.

 

El desfile ha estado protagonizado por una profunda solemnidad y un silencio roto solo por los toques de la Banda de Cornetas y Tambores del Santísimo Cristo a la Columna, 'El Amarrado', que en esta ocasión también estuvo acompañada por la Banda de Cornetas y Tambores del Cristo Despojado de Valladolid y, como en otras ocasiones, de la Banda Juvenil 'El Amarrado' de Ávila.