La cárcel de Brieva registra con 18 casos el mayor número de positivos en la región por COVID-19

Cárcel de Brieva.

18 casos positivos con 4 trabajadores dados de alta

Las prisiones de Castilla y León han registrado 65 positivos por COVID-19, de los que 24 ya han recibido el alta, pero actualmente no hay internos afectados por la enfermedad del coronavirus, según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno.

 

En concreto, en la cárcel de Brieva se concentra el mayor número de positivos de la región, con 18 casos (cuatro altas). En cuanto al resto de prisiones de la región, en Soria, de los que seis han recibido el alta; 14 en Segovia (siete ya dados de alta); en León se han registrado cinco positivos (un alta); en Valladolid uno que también se ha recuperado; en Dueñas (Palencia) nueve, dos de los cuales han recibido alta; y en Topas (Salamanca) se han producido seis positivos, de los que tres ya tienen el alta.

 

El Ministerio del Interior ha ensalzado este miércoles su gestión en los centros penitenciarios dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (IIPP) aludiendo a datos de un estudio epidemiológico que sitúa el impacto de contagios como cuatro veces inferior al de la población general.

 

También se alude a la tasa de mortalidad, que "se sitúa en el 0,04 por mil internos, lo que supone aproximadamente diez veces menos que en la población general". Según ha informado el Ministerio del Interior, el número total de internos con PCR positiva es de 52, lo que supone una tasa de afectación de aproximadamente 1,08 por mil internos, mientras que entre la población general esa tasa es de 4,3 por mil habitantes.

 

Según el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska, este es uno de los datos extraídos del análisis epidemiológico preliminar realizado el pasado 27 de abril por la Subdirección General de Coordinación de la Sanidad Penitenciaria sobre los cerca de 50.000 internos en cárceles dependientes de la Administración General del Estado.

 

En lo relativo a la mortalidad por Covid-19, Instituciones Penitenciarias ha tenido que lamentar hasta ahora el fallecimiento de dos personas privadas de libertad, una interna y un interno del centro penitenciario Madrid VII-Estremera. "La tasa de mortalidad se sitúa en el 0,04 por mil internos, lo que supone aproximadamente 10 veces menos que en la población general (0,48 por mil habitantes), mientras que la tasa de hospitalización es aproximadamente 7 veces inferior a la del resto de la población", señala Interior.