“La bioinformática está permitiendo acelerar el desarrollo de fármacos, también en el caso del SARS-COV-2”
Cyl dots mini

“La bioinformática está permitiendo acelerar el desarrollo de fármacos, también en el caso del SARS-COV-2”

Grado de Bioinformática de la UCAV.

Miguel Ángel Gutiérrez, profesor de la UCAV, explica los beneficios de la Bioinformática.

Desde el inicio de la pandemia, se busca conocer de la mejor manera el SARS-COV-2 para poder crear un tratamiento o vacuna. Este proceso podría durar años, pero gracias a la herramientas bioinformáticas disponibles en la actualidad, este proceso podrá reducirse.

 

La Universidad Católica de Ávila ofrece esta formación en su Grado en Bioinformática de tres años. El perfil de los graduados en esta carrera es el de profesionales que combinan conocimientos en bilogía molecular y celular, estadística avanzada e informática y programación de aplicaciones de análisis de datos, rasgos que permiten trabajar en campos como la medicina de precisión, desarrollo de fármacos o la industria agroalimentaria entre otros.

 

Como explica Miguel Ángel Gutiérrez, coordinador del grado, las actuales técnicas de secuenciación masiva generan una gran cantidad de datos que deben ser analizados con complejos algoritmos bioinformáticos, que permiten conocer la secuencia RNA del virus.

 

Esto conocimientos son fundamentales para conocer la evolución del virus en el tiempo y diseñar una vacuna eficaz. Asimismo, con el objetivo de compartir estos datos con la comunidad científica internacional, existe la plataforma GISAID, en la que se puede consultar más de 90.000 secuencias genómicas obtenidas, su localización y su relación.

 

Por otro lado, la bioinformática está permitiendo acelerar el desarrollo de fármacos, también en el caso del SARS-CoV-2. La bioinformática estructural se ocupa del estudio de la estructura molecular de proteínas y ácidos nucleicos. Además, permite el llamado docking virtual, que posibilita realizar simulaciones en un computador sobre la posible interacción entre distintas moléculas, con el objetivo de formar otra molécula estable, lo que sirve para orientar el desarrollo de fármacos hacia el uso de moléculas compatibles.