La biblioteca de El Barco de Ávila se convierte en un bastión social y cultural del municipio

Varios son los vecinos que hacen uso diario de la Biblioteca de El Barco de Ávila. / Imagen: El Barco de Ávila

2018 se cierra con un incremento de los usuarios de este espacio por el que han pasado más de 4.500 personas

Desde que abriera sus puertas en 1950, la biblioteca de El Barco de Ávila no ha dejado de dar servicio a sus vecinos. Sin embargo, durante la presente legislatura, y especialmente, en 2018, este espacio ha adquirido una relevancia que nunca antes había tenido, tanto en el aspecto cultural como desde un punto social, “como lugar de encuentro”.

 

El concejal de Cultura, Víctor Morugij ha mostrado su satisfacción por las cifras que deja el año que acabamos de cerrar. “Más de 4.500 personas han pasado por las instalaciones de la biblioteca, donde la gente no sólo viene a leer o a tomar prestado un título de entre los más de 20.000 que tenemos, sino que se organizan actividades muy diversas que han convertido a este espacio en un lugar de socialización muy importante”.

 

En este sentido, la labor de la responsable de la biblioteca, María Luisa García ha sido de gran ayuda, por su disposición a cualquiera de las propuestas del equipo de gobierno como la ampliación del horario de apertura en época de exámenes o la realización de talleres, campañas o proyectos” ha señalado.

 

“Uno de los más destacados es el denominado ´Manos llenas de ilusión´ para fomentar la inclusión de las personas con capacidades diferentes, con la colaboración de ASESCA, una organización sin ánimo de lucro que trabaja en nuestra comarca, centrada en la atención de personas con discapacidad intelectual”, ha dicho Víctor Morugij.