La Banda Sinfónica de El Tiemblo ofreció un concierto a sus vecinos

Noche mágica la que se vivió anoche en el Auditorio "Villa de El Tiemblo". La Banda Sinfónica de la localidad hizo disfrutar a todos los asistentes con un concierto extraordinario.

Para empezar, a la entrada y por gentileza de la Banda, se entregó a cada niño un instrumento de juguete, lo que hacía presagiar que alguna sorpresa iba a haber en el interior.

 

En el repertorio una pieza de un compositor tembleño, Ángel de la Fuente, hizo recordar melodías de espacios televisivos de antaño. Seguidamente la magia Disney inundó la sala con las bandas sonoras de Frozen, Brave, El Rey León, etcétera, todas ellas acompañadas de sus respectivas proyecciones con fragmentos de las películas correspondientes.

 

De vez en cuando un pequeño sonido de trompeta o de flauta de juguete, hacía sonreír a los asistentes, ya que los niños nerviosos con su instrumento no podían resistir la tentación de dar alguna nota.

 

La canción de Aladín era el momento adecuado para empezar con las sorpresas. Unas invitadas ya conocidas por todos, el Grupo de Danzas Orientales Hammam de El Tiemblo, bailó extraordinariamente arrancando una gran ovación del público asistente.

 

Para terminar, lo que todos estaban esperando desde el principio de la velada: el maestro José Antonio Irastorza invitó a subir a los niños que había en la sala que, con sus instrumentos, se mezclaron entre los músicos e hicieron una perfecta interpretación de un poupurri con villancicos como "Feliz Navidad", "Campana sobre Campana" o "Los peces en el Río". El público acompañó la interpretación cantando y tocando palmas.

 

Gran colofón para un concierto que ilusionó a pequeños y mayores y que, con un Auditorio a rebosar, demostró que la música es un idioma universal, que hace sentir y vibrar sea cual sea la edad del que escucha. Con la música el dicho de que "nadie es profeta en su tierra" en El Tiemblo no se cumple ya que, cuando sus artistas están sobre el escenario, los vecinos llenan las gradas ya sea para escuchar música o para ver baile.

 

Una vez más la Banda Sinfónica de El Tiemblo agradó al público con su concierto, que como siempre, incondicional, se deshizo en aplausos y bravos.

 

Próximamente volverán a actuar en el Auditorio.

 

 

Noticias relacionadas