La bajada del recibo de la luz que puede aumentar el precio del gasóleo o la factura del gas
Cyl dots mini

La bajada del recibo de la luz que puede aumentar el precio del gasóleo o la factura del gas

El fondo del Gobierno para financiar entre todas las empresas suministradoras de energía las ayudas a las renovables persigue rebajar una subida inmediata de la factura eléctrica, pero puede afectar a otros recibos energéticos.

El movimiento del Gobierno para rebajar hasta un 13% el recibo de la luz eliminando las ayudas a las renovables, y neutralizando una subida casi segura del 6,5%, tiene un reverso que ha enfadado a las petroleras y que se puede traducir en un aumento de hasta siete céntimos/litro del precio de los carburantes. Este es el posible resultado del nuevo sistema de financiación de los costes de la energía renovable que sacará las primas que se pagan del coste del recibo y que cambia por completo el diseño del sistema eléctrico, pero que ha enfadado al sector energético.

 

El Gobierno creará un fondo que financiará los costes asociados al régimen retributivo específico de las renovables, cogeneración y residuos, eminentemente fijos, que dejarán así de formar parte del recibo de la luz, y que será costeado por las aportaciones de todas las empresas suministradoras de energía (comercializadoras de electricidad, gasistas y petroleras), con el objetivo de rebajar la factura doméstica al menos un 13% en cinco años gracias a la disminución de los cargos.

 

La explicación hay que buscarla una vez más en la complicada factura de la luz de los españoles, que incluye el pago de una parte que son los costes de generación, y que incluyen las primas a las energías renovables, casi 7.000 millones de euros al año. Estos se repercuten directamente en la factura, y ahora se quiere sacar esos costes del recibo y que esas cantidades las aporten las propias empresas energéticas, no solo eléctricas, sino también petroleras y gasistas. El problema es que esto puede acabar con la repercusión de precios en otros recibos energéticos como el gas de hogar o los repostajes de carburantes.

 

De hecho, el sector petrolero ha lamentado que la propuesta del Gobierno supone que las decisiones que tomó un sector en el pasado para electrificar se van "a pagar entre todos". Fuentes del sector indicaron a Europa Press que está decisión, de todas maneras, supondrá que al final el coste para el consumidor "va a ser el mismo", ya que se terminará repercutiendo. Las mismas fuentes estiman que la creación de este fondo tendría un coste de unos 7 céntimos de euro por cada litro de combustible en los cinco años.

 

El nuevo sistema

El Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha acordado este martes iniciar la tramitación urgente del anteproyecto de Ley para la creación de este denominado Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE). El Ministerio indicó que la creación de este mecanismo tiene el triple objetivo de "evitar subidas en el precio de la electricidad, dar señales claras de electrificación de la economía y aportar la certidumbre, sostenibilidad y equilibrio al sistema que permitir la movilización de las inversiones necesarias en los próximos años".

 

En concreto, el fondo asumirá los costes asociados al régimen retributivo específico de las renovables, cogeneración y residuos (RECORE), que ascienden a unos 6.600 millones de euros al año y serán así sacados del recibo de la luz que abonan directamente los consumidores, tanto hogares como empresas. En concreto, este coste supone aproximadamente el 16% del recibo eléctrico doméstico.

 

El mecanismo será financiado con las aportaciones de todas las empresas suministradoras de energía y podrá rebajar la factura eléctrica doméstica al menos ese 13% en cinco años gracias a la disminución de los cargos, según estimaciones del gabinete dirigido por Teresa Ribera.

 

De esta manera, y al contrario que en el sistema actual, en el que la aportación recae directamente sobre los consumidores finales, los sujetos obligados a la financiación de este mecanismo serán los comercializadores de todos los sectores energéticos (las empresas comercializadoras de gas natural y electricidad, los operadores de productos petrolíferos al por mayor, los operadores de gases licuados de petróleo al por mayor y los consumidores directos de los productos anteriores), que contribuirán al fondo en función de sus ventas.

 

Con la foto fija actualmente existente basada en los volúmenes de venta, el sector que más debería contribuir a este fondo sería el petrolero, con el 43% (unos 3.000 millones de euros); seguido del eléctrico, con el 31% (algo más de 2.000 millones de euros), y el gasista, con el 25% (unos 1.700 millones de euros). No obstante, fuentes del Ministerio subrayaron que no se debe hacer un análisis en foto fija, ya que lo que se busca es "dar señales y los sectores van a responder a señales".

 

Evitar una subida inmediata

Si no se modifica el sistema actual, la Ley en vigor obliga a ajustar al alza de manera automática la parte regulada del recibo de la luz. Con las previsiones actuales, esto supondría un incremento de entre un 10% y un 15% de la parte regulada de la factura, lo que supondría una subida media de la factura de entorno al 6,5% en un sólo año, destaca el Ministerio.

 

Además, las mismas fuentes estiman que la aparición de desequilibrios económicos en el sistema eléctrico "genera incertidumbre y menor confianza de cara a la inversión en nuevos proyectos de
energías renovables o eficiencia energética".