La asociación que denunció a Willy Toledo por 'cargarse en Dios' se querellará contra Verónica Casado

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante la rueda de prensa del 1 de septiembre.

Abogados Cristianos anuncia que querellará contra la consejera de Sanidad por el límite de aforo en misas, bodas y bautizos. Creen que se discrimina a los actos religiosos frente a los colegios.

La Asociación Abogados Cristianos ha anunciado que interpondrá una querella contra la consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, con motivo de la limitación de aforos a un máximo de 25 personas en actos religiosos que recoge la orden de medidas restrictivas impuestas en Valladolid y Salamanca ante la propagación del coronavirus.

 

Abogados Cristianos es una asociación ultrarreligiosa que fue fundada en 2008 y que preside Polonia Castellanos. Su actuación se basa en la defensa jurídica de la libertad religiosa y los valores inspirados en el cristianismo. Está detrás de denuncias tan mediáticas como la que llevó a juicio, previa detención por negarse a comparecer, al actor Willy Toledo cuando en 2017 se 'cagó en Dios' en un mensaje en sus redes sociales. El juicio se celebró este 2020 y el actor fue absuelto de la acusación de ofensas a los sentimientos religiosos. Tras hacer declaraciones posteriores al juicio, la asociación ha vuelto a denunciar a Toledo.

 

Tras conocer el auto del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que deniega la suspensión de tal orden requerida por el colectivo, su presidenta, Polonia Castellanos, anuncia la citada querella y la intención de solicitar medidas cautelares por la vía penal para pedir la suspensión por discriminación de la Orden de Sanidad.

 

Dice el juez en su auto que "existe una transmisión comunitaria muy elevada", "de ahí que la limitación del aforo se haga sin atender al lugar donde se proyecte la reunión". Por ello, Abogados Cristianos se cuestiona si no debería ponerse el mismo límite de aforo para colegios, centros comerciales o transporte público, entre otros.

 

"Consideramos que se trata de una medida contradictoria, discriminatoria e injusta que ataca directamente a la libertad religiosa", concluye Castellanos a través de un comunicado recogido por Europa Press.