La Asociación de Autoescuelas de Ávila pide medidas económicas que ayuden al sector, ante su paralización total y el futuro incierto

E.P.

Piden al consistorio flexibilidad con los pagos de impuestos

Desde que comenzó la crisis, la Confederación Abulense de Empresarios (CONFAE) reclama medidas concretas y urgentes a las administraciones locales, con el fin de que los empresarios y autónomos de la provincia puedan hacer frente a la difícil situación que atraviesan, provocada por el COVID 19, y afrontar las pérdidas económicas que están sufriendo.

 

El sector de las autoescuelas en Ávila, representado por la Asociación de Autoescuelas de Ávila, integrada en CONFAE, ha querido también sumarse a este tipo de reivindicaciones,  que les afectan directamente a los negocios, cuyas puertas se han cerrado  desde el primer día sin posibilidad de abrir.

 

Por esta razón piden al consistorio flexibilidad con los pagos de impuestos, IBI, IVA trimestral o el impuesto de circulación, dado que no pueden ejercer. "Estamos con las puertas cerradas, algunos desde poco antes de decretar el estado de alarma. Muchos de nosotros tenemos cese de negocio, otras empresas han realizado ERTES y nuestra situación es realmente mala. No hemos tenido ningún contacto con nuestro negocio y nos han seguido pasando pagos, facturas y recibos, con cero ingresos», señala Óscar Jiménez, presidente de la Asociación de Autoescuelas de Ávila, que asegura que «lo ideal sería una reducción proporcional de impuestos, no un aplazamiento», aseguran desde la asociación.

 

Aunque esa paralización no ha sido sinónimo de inactividad. La Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), en la que se integra la asociación abulense, firmó un acuerdo con Cruz Roja para poner a disposición de la organización los vehículos de estas empresas por si fueran de necesidad para reparto de comida o transporte.

 

También desde CNAE se ha puesto a disposición "de todos los que quieran sacarse el carné, que estén apuntados a una autoescuela asociada a la confederación nacional (en Ávila el 95 %), la asistencia a videoclases, a las once y a las cinco de la tarde", explica. Igualmente, cada alumno cuenta con una aplicación, con la que puede acceder a los test "para seguir formándose para aprobar el carné, una manera de normalizar nuestra vida para el futuro", aseguran.

 

Los propios empresarios de la Asociación de Autoescuelas de Ávila aprovechan el  tiempo de varias maneras, también, no solo con las clases de CNAE sino "impartiendo conferencias on line o asistiendo a ellas". Desde este sector, en cualquier caso, de momento se ve el futuro de manera incierta.

 

"No sabemos cuándo ni cómo saldremos de esta situación, en cómo afectará a la sociedad. Desconocemos si las personas querrán seguir yendo a clase, si podrán y querrán reunirse. Muchas familias dependen de las autoescuelas porque es su medio de vida, y es un servicio en el que las medidas de seguridad, como la de guardar la distancia de dos metros entre personas, no pueden darse. No sabemos cuándo podremos empezar a trabajar de nuevo y en qué condiciones. Si tenemos que salir de los últimos, saldremos, pero queremos salir lo mejor posible; sin riesgos y sin poner en riesgo», finalizan.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: