La aplicación 'Radar COVID' ya está operativa en Ávila en la fase de prueba

Este es el primer paso en el plan de implantación nacional de la aplicación, que a día de hoy cuenta ya con unos dos millones de descargas.

La aplicación 'Radar COVID' ya está activa en fase de pruebas en Ávila, y el resto de Castilla y León además de las provincias de las comunidades de Andalucía, Cantabria, Aragón, Canarias y Extremadura, una vez completado el proceso de integración técnica entre la aplicación y sus sistemas sanitarios, según ha informado el Ministerio de Sanidad en su cuenta de Twitter.

 

Este es el primer paso en el plan de implantación nacional de la aplicación, que a día de hoy cuenta ya con unos dos millones de descargas en sus versiones para los sistemas operativos Android e iOS.

 

CÓMO FUNCIONA LA APLICACIÓN

 

La 'app' ha sido desarrollada siguiendo estándares técnicos "garantistas" con la privacidad de los usuarios en cumplimiento de todas las recomendaciones elaboradas por la Comisión Europea. Así, ningún usuario puede ser identificado o localizado porque no hay dato alguno registrado y porque todo el proceso se desarrolla en su teléfono sin salir hacia ningún servidor. Además, tanto el uso de la 'app' como la comunicación de un posible contagio serán siempre voluntarios.

 

La aplicación utiliza la conexión Bluetooth del terminal, a través de la cual los móviles emiten y observan identificadores anónimos de otros teléfonos que cambian periódicamente. Cuando dos terminales han estado próximos durante 15 minutos o más a dos metros o menos de distancia ambos guardan el identificador anónimo emitido por el otro.

 

Si algún abulense fuera diagnosticado positivo de COVID-19 tras realizarse un test PCR, decidiría si dar su consentimiento para que, a través del sistema de salud, se pueda enviar una notificación anónima. De esta forma, los móviles que hubieran estado en contacto con el paciente recibirían un aviso sobre el riesgo de posible contagio y se facilitarían instrucciones sobre cómo proceder. Al no solicitarse datos de ningún tipo, es imposible identificar o localizar de forma alguna a ningún usuario.

 

Actualmente, la Comisión Europea está desarrollando el marco legal y técnico que haga posible la interoperabilidad entre aplicaciones basadas en el modelo descentralizado, como es el caso de 'Radar COVID', para que puedan seguir funcionando más allá de las fronteras de cada Estado. El Gobierno español ha defendido desde el primer momento un modelo interoperable para ampliar el alcance de este tipo de herramientas.