Kilian Jornet mejora su hazaña y vuelve a coronar el Everest en 17 horas y sin oxígeno artificial

Kilian Jornet

El esquiador y corredor de montaña español Kilian Jornet ha vuelto a hacer cima en el Everest, la montaña más alta del mundo con sus 8.848 metros, por segunda vez esta semana sin usar oxígeno artificial, esta vez en sólo 17 horas, un nuevo hito dentro de su proyecto 'Summits of my life'.

Para este ascenso, el catalán salió este 27 de mayo del Campo Base Avanzado (a 6.500 metros) e hizo cumbre en 17 horas en un día con mucho viento. Tras hacer cumbre, volvió al Campo Base Avanzado, donde está descansando con el francés Sébastien Montaz-Rosset, guía de montaña y videocámara de la expedición.

 

La hazaña se produce sólo seis días después de que ya alcanzase la cima del Everest el pasado lunes, en una sola tirada y sin ayuda de oxígeno ni de cuerdas fijas, partiendo desde el Campo Base, situado en el antiguo monasterio de Rombuk (a 5.100 metros).

 

Con ello, el de Sabadell se convirtió en el primer alpinista en lograr llegar a la cumbre de la cima del mundo, por la cara norte del Everest, sin utilizar ni oxígeno ni cuerdas fijas, y además lograrlo en una sola y única tentativa.

 

El ascenso más rápido de la historia al Everest, aún así, continúa en posesión del austriaco Christian Stangl, que necesitó 16 horas y 42 minutos para alcanzar la cima en 2006.