Junta y Diputación comienzan una nueva campaña de lucha contra la avispilla del castaño en Ávila
Cyl dots mini

Junta y Diputación comienzan una nueva campaña de lucha contra la avispilla del castaño en Ávila

Suelta en la localidad abulense de Casillas.

Las actuaciones del Servicio Territorial de Medio Ambiente empezarán en el término municipal de Casillas.

La avispilla del castaño (Dryocosmus kuriphilus) es una plaga originaria de China que se ha ido extendiendo por Europa y que está presente en nuestra Comunidad desde el año 2015. Primero llegó a Burgos y en 2020 llegó a Ávila.

 

El medio de lucha establecido contra esta plaga, que ataca la producción de castañas, es la utilización de un parasitoide denominado Torymus Sinensis. En Castilla y León se empezó a emplear de forma experimental en el año 2018. Desde entonces se ha ido extendiendo su uso, y desde el 2019 es un agente biológico de control autorizado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) tras los correspondientes estudios para comprobar su eficacia y seguridad.

 

Esta mañana se ha producido la suelta de este parasitoide en el término municipal de Casillas. La Junta tiene previsto continuar con los trabajos durante 2 a 4 semanas en la provincia de Ávila en los siguientes términos municipales: El Arenal, Santa María del Tiétar, La  Adrada, y Sotillo; un total de 92 dosis (920 viales) y de 17.480 insectos (cada vial contiene 19 ejemplares de Torymus Sinensis). Con el fin de acelerar la instalación del parasitoide, este año se soltará en los puntos donde se ha ido extendiendo la plaga de la avispilla.

 

Sobre la afección a los castaños producida por la avispilla en Ávila, se han realizado acciones de detección en determinados términos municipales del valle del Tiétar en los que se habían producido repoblaciones con castaños traídos de fuera de la provincia hasta el año 2020. Las acciones consistieron en la detección de los ejemplares afectados y su corta y quema. En el año 2020 la Junta de Castilla y León realizó 2 sueltas de Torymus Sinensis en el término municipal de Casillas (en total, 4 dosis de 10 viales cada una).

 

Gestión sueltas

 

La gestión de las sueltas estará organizada por el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la provincia de Ávila. En el campo coordinarán y ejecutarán las sueltas los agentes medioambientales, ya que son buenos conocedores del terreno, además de la participación de personal de Diputación, ayuntamientos y particulares y permitirá en 4 semanas poder realizar las sueltas en el momento óptimo en cada soto.

 

Previamente a las sueltas, se han realizado trabajos de prospección de la plaga, adquisición del parasitoide y un seguimiento de la fenología del castaño. Los técnicos pueden detectar los momentos oportunos para comenzar la suelta, que serán diferentes en cada zona dependiendo del clima, orientación, variedad de castaños…

 

Las recomendaciones tras las sueltas siguen siendo las mismas del año pasado: no usar fitosanitarios, no realizar podas hasta noviembre y no se deben quemar los restos de poda o limpieza (incluidas las hojas) hasta tener asegurada la instalación del parasitoide. A estas añadimos la conveniencia de que en los puntos de suelta del parasitoide haya áreas con arbustos para que los Torymus sinensis se puedan alimentar de sus flores antes de realizar la puesta que será la que parasite a la larva de la plaga.

 

El estudio de implantación del parasitoide que se realiza desde el pasado año ha verificado que en todos los puntos estudiados en los que se han realizado sueltas del Torymus sinensis han emergido ejemplares al siguiente año, lo que confirma que el parasitoide se está implantado convenientemente. Los datos provisionales del estudio de este año nos indican que el nivel de parasitismo ha aumentado muy considerablemente respecto al registrado el pasado año, lo que permite ser muy optimista con la evolución de la población del insecto que controlará a la avispilla del castaño.

 

A nivel regional, el coste de la adquisición de las dosis del parasitoide asciende a más de 275.000 euros. Los participantes de dicha compra han sido las Consejerías de Fomento y Medio Ambiente y de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, las Diputaciones de Ávila y León, numerosos ayuntamientos y juntas vecinales de la provincia de León, la Mesa del Castaño, cooperativas y particulares.