Juan Gabriel Sánchez Cano consigue el segundo premio del Concurso Cultural del CIESE Comillas

Juan Gabriel, primero por la izquierda

El alumno de 2º de Bachillerato del Colegio Diocesano Asunción de Nuestra Señora Juan Gabriel Sánchez Cano ha viajado el pasado fin de semana a la Comillas (Santander) para recoger el segundo premio del Concurso Cultural organizado por el Centro Universitario CIESE- Comillas

El certamen tenía como objetivo animar a los jóvenes a tomar perspectiva y conciencia del valor de nuestra lengua, en un mundo que ya cuenta con más de 420 millones de hispanohablantes, y ha sido Juan Gabriel Sánchez uno de los que mejor lo ha sabido plasmar en su poema "Mi lengua, mi expresión".

 

La directora general de la Fundación Comillas, Tatiana Álvarez Careaga, destacó en la entrega de premios, que tuvo lugar el pasado 2 de mayo en Comillas (Santander), el "excelente nivel" de los trabajos presentados en la primera edición del certamen, y que "es un honor conceder estos galardones a unos jóvenes que valoran y conocen bien nuestra lengua".

 

Poema ganador:

 

MI LENGUA, MI EXPRESIÓN

De una lengua aventurada, 
en los más históricos testimonios plasmada, 
nos queda el español.
 
De los versos del poeta, 
de los párrafos del escritor, 
salen esas palabras: piezas de una lengua con color.
 
Las golondrinas de Bécquer cantaban, 
en aquella época el español;
también los campos de Machado,
imitaban esa canción. 
 
 
Muchos han sido, 
los que con ella han vivido.
Desde pobres hasta ricos, 
en nuestra Historia la han sentido.
 
Sin duda con fuerte emoción, 
nuestros padres nos la han transmitido,
teniendo en el fondo la única intención, 
de que la veamos como ellos la han conocido. 

Tan solo nuestra entonación, 
tiene un toque sin posible imitación. 
Si vemos la gramática interior, 
es admirada por su perfecta cohesión.

Y es que al fin nuestras letras, nuestros versos,
no tienen mayor intención,
que hacerle sentir al lector,
que puede hablar con pasión, 
la lengua que le enseñó su profesor.

Es por tanto y en conclusión, 
imperiosa necesidad el colocar,
en nuestros días y en los que vendrán, 
a esta lengua en gran lugar.