José Luis Retana toma posesión como obispo de Plasencia

Fotos: Obispado Ávila

La ceremonia ha contado con la asistencia de más de 20 obispos y cardenales, y centenares de sacerdotes y ciudadanos de Plasencia y Ávila.

El sacerdote abulense José Luis Retana ha sido ordenado este sábado como obispo de Plasencia, en una ceremonia celebrada en la Catedral de esta localidad cacereña, y que ha contado con la asistencia de más de 20 obispos y cardenales, centenares de sacerdotes y de ciudadanos de Plasencia y Ávila.

 

En una ceremonia oficiada por el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, José Luis Retana Gozalo ha recibido los símbolos de Obispo de Plasencia, que son la mitra, el báculo, el anillo y la cruz pectoral tras la lectura del nombramiento papal por parte del canciller general de la diócesis, Juan José Gallego.

 

 

El cardenal Blázquez ha pronuncido la homilía en la que se ha centrado en la relación entre las diócesis de Plasencia y de Ávila en las que ha habido "gran intercambio de dones" en los últimos siglos. De manera más personal, ha recordado que ambos "hemos sido monaguillos del mismo párroco", algo que les marcó en su posterior vida ministerial.

 

El obispo abulense ha centrado su homilía en la figura de San Juan Bautista y en la necesidad de la atención a los pobres y por ello le ha pedido "ama, amigo José Luis, ama con amor de padre a los pobres, débiles y excluidos; atiende con solicitud especial a los jóvenes que miran el futuro con incertidumbre" de manera que al igual que sus antecesores sea conocido como "padre de los pobres".

 

José Luis Retana Gozalo, con voz firme, ha respondido al interrogatorio realizado por el cardenal Ricardo Blázquez antes de que todos los obispos y sacerdotes realizaran la súplica litánica en la que se ha pedido la ayuda de 41 santos.

 

Posteriormente se le ha entregado el anillo episcopal, una reproducción del que el Papa Pablo VI entregó a los obispos en el Concilio Vaticano II; el báculo, regalado por los sacerdotes abulenses; la mitra, con la que ha tenido algún problema a la hora de colocársela y finalmente, con lágrimas en los ojos, José Luis Retana ha tomado asiento en su cátedra.

 

Una vez ya entronizado como obispo de Plasencia, Retana ha roto el protocolo al acudir, acompañado por los obispo de Jaén y Albacete, a repartir la bendición del nuevo obispo no sólo a las naves de la Catedral de la Asunción (Catedral nueva) sino también a los asistentes en la Catedral de la Anunciación (Catedral vieja) y el claustro de la catedral.

 

 

En sus primeras palabras como obispo de Plasencia, José Luis Retana ha destacado que debe ser "la luz" ante la "desorientación de los tiempos" y por ello ha hecho un llamamiento a los sacerdotes, a los seminaristas, personas consagradas a "colaborar en la tarea evangelizadora de la iglesia".

 

Retana ha tenido un recuerdo para su familia, para sus profesores y compañeros durante la época de formación y a las autoridades de Ávila y Extremadura, a las que ha pedido que tengan "paciencia conmigo y con mis limitaciones". Asi, ha puesto su ministerio bajo la protección de San Fulgencio y Santa Florentina, patronos de la diócesis de Plasencia y también a la patrona de la ciudad de Plasencia, la Virgen del Puerto.


Cabe destacar que a la ceremonia de toma de posesión de José Luis Retana como nuevo obispo de Plasencia han asistido una serie de autoridades eclésiasticas, como el presidente de la Conferencia Episocopal, Ricardo Blázquez, el cardenal emérito de Madrid, Rouco Varela, y los cardenales de Valladolid y Madrid, así como autoridades civiles entre las que se encontraba el alcalde de Ávila, José Luis Rivas.