Izquierda Unida también pide reorganizar el servicio de bus urbano
Cyl dots mini

Izquierda Unida también pide reorganizar el servicio de bus urbano

Piden fijar necesidades como cambios de frecuencia, horarios o refuerzo de vehículos, así como el análisis y valoración tanto de las rutas actuales como de posibles nuevas.

El grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila quiere cambiar el transporte urbano “y hacerlo desde la participación ciudadana”. Y no es una propuesta nueva, “es un acuerdo plenario, aprobado en 2017, con el que se pretendía dar solución al malestar generado en algunos barrios de la ciudad y en las asociaciones de vecinos por una reorganización de las líneas de autobús urbano en 2016 que no terminó de convencer a nadie”.

 

Y aunque existe un acuerdo plenario desde hace más de un año para encauzar una posible solución, “el Equipo de Gobierno del Partido Popular ni ha hecho nada ni está dispuesto a hacerlo”, indican desde esta formación. Es el escenario que dibuja la portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila, Montserrat Barcenilla, que reafirma que “no vamos cejar en nuestro empeño porque se cumpla un acuerdo de pleno que, además, pretende ser un punto de partida para dar solución a un problema que nos siguen trasladando los vecinos, y es que hay zonas de la ciudad que sufren un vacío evidente del servicio de transporte urbano”.

 

Se requieren, a juicio de Izquierda Unida, cambios en el servicio de autobús urbano fijando necesidades como cambios de frecuencia, horarios o refuerzo de vehículos, así como el análisis y valoración tanto de las rutas actuales como de posibles nuevas.

 

Recordado el acuerdo de 2016 en diferentes comisiones, “y ante el silencio del Partido Popular”, Montserrat Barcenilla reclama “lo que se aprobó”, y que pasa por “abrir un proceso de participación ciudadana a partir del cual, y previo estudio de los técnicos municipales, rediseñar las líneas y horarios del servicio a partir de las sugerencias de los abulenses”.

 

Un rediseño “que arranque de los problemas de los ciudadanos, sus sugerencias y opiniones, pero sobre todo que tenga como punto de partida la sede municipal, no la sede de la empresa que gestiona el servicio”. Porque los cambios llevados a cabo en 2016, a petición de la empresa y con el asentimiento del Partido Popular, “no convencieron a nadie”.

 

Y aseguran que no lo hicieron porque "dejaron algunos barrios de la ciudad, como la Zona Norte, el interior del casco histórico, los Cuatro Postes o los barrios anexionados sin cobertura en transporte urbano o con una cobertura especialmente deficitaria”. Desde entonces “se han sucedido las quejas de los vecinos y de la oposición sin que se produzca ninguna actuación”.

Noticias relacionadas