Izquierda Unida reclama una partida presupuestaria en el Ayuntamiento para impulsar los bancos de libros

La formación de izquierdas defiende que, siguiendo la línea de la concesión de una partida de 17.000 euros para la adquisición de instrumentos musicales por parte de los alumnos de la Escuela Municipal de Música, se ponga en marcha esta medida.

El grupo municipal de Izquierda Unida insiste en la necesidad de que el Ayuntamiento de Ávila habilite una partida presupuestaria para la compra de libros de texto que permita impulsar los bancos de libros así como la adquisición de recursos didácticos y escolares ante el momento complicado por el que están atravesando muchas de las familias abulenses. Una solicitud que Sara Doval, concejal de Izquierda Unida de Ávila, presentaba en la reciente comisión de Cultura, Educación y Deportes, en la que se daba luz verde a la firma de un convenio con la Asociación de Padres y Madres de la Escuela Municipal de Música para la adquisición de instrumentos musicales para su uso por parte de los alumnos matriculados en dicha escuela con menos recursos económicos, un convenio de 17.000 euros a cargo de los presupuestos del año 2014. Siguiendo esta línea Sara Doval, concejal de Izquierda Unida de Ávila, reconoce que “aún teniendo en cuenta que el Ayuntamiento de Ávila no tiene competencias en la materia, debería estudiar habilitar una partida presupuestaria para la compra de libros de texto con la que impulsar definitivamente las bolsas de libros en los centros de estudios de la ciudad así como recursos didácticos y educativos”.

 


Sara Doval tiene claro que “el Equipo de Gobierno del Partido Popular no puede mirar para otro lado con lo que están pasando alumnos de esta ciudad, que ante la falta de recursos económicos sus familias no pueden acceder al pago de libros y material escolar”. Izquierda Unida considera que ante la situación de desempleo y crecimiento de la pobreza en nuestra ciudad es preciso que el Equipo de Gobierno del Partido Popular habilite una partida presupuestaria para la compra de recursos didácticos para que el “derecho a la educación sea un verdadero derecho, dando verdaderos pasos hacia una educación gratuita”.