Izquierda Unida pide que sea el alcalde el que medie en el problema de la limpieza de los colegios

Montserrat Barcenilla

La formación de izquierdas tiene claro que “ha sido el alcalde, con los miembros del Equipo de Gobierno, los que han generado este problema con la aceptación de un pliego de condiciones en el que se recortan las frecuencia de la limpieza”, por ello les pide una solución inmediata.

"El alcalde y el Equipo de Gobierno del Partido Popular han sido los que han generado toda esta polémica en torno a la limpieza de los colegios de Ávila y deben resolverlos. Debe ser el alcalde el que medie en todo este conflicto, que resuelvan lo que han hecho mal y busque una solución para que las frecuencias en la limpieza de los colegios no se recorte lo más mínimo”. Es la exigencia que pone sobre la mesa el grupo municipal de Izquierda Unida que, por boca de Montserrat Barcenilla, dejó claro que “no se trata únicamente de un conflicto laboral, sino que es un problema que ha generado el Partido Popular aceptando un pliego de condiciones que es de su responsabilidad”. En definitiva, “el conflicto lo ha generado el alcalde con todo su Equipo de Gobierno“

 

Una postura en la que Izquierda Unida reclama al Partido Popular “implicación y parte actora” en la negociación que están llevando a cabo empresa y trabajadoras, porque “es responsabilidad municipal el mantenimiento de la higiene y la limpieza de los centros de educación infantil y primaria”, y porque, como bien afirman las trabajadoras “es imposible hacerlo con seguridad con menos horas”. Las pretensiones del PP “de limpiar lo mismo de antes pero con menos tiempo es imposible”, por lo que Izquierda Unida tiene claro que la solución pasa “por mantener la misma frecuencia de la limpieza, los horarios y las condiciones de trabajo para ofrecer a los niños espacios de plena limpieza y salubridad“.

 

Recuerda además Izquierda Unida que “está en juego, además, que se venga abajo la manifestación del alcalde, que llegó a afirmar que por parte del Equipo de Gobierno se había conseguido que en ninguna contratación pública se destruyeran puestos de trabajo. Algo que es posible que se le caiga”.

 

Montserrat Barcenilla tiene claro que “no se puede tranquilizar a los ciudadanos ocultando la verdad” comentaba a tenor de la respuesta ofrecida por Miguel Ángel García Nieto en el pasado pleno municipal, y a pregunta de Izquierda Unida, donde señalaba que la huelga no entra en los planes de nadie. Una afirmación y aseveración que niega Izquierda Unida, en cuyas manos obra un documento de los propios trabajadores de la limpieza de los colegios donde “se autoriza a sus representantes a convocar la huelga” en caso de ponerse en marcha recortes. Documento “que también tiene el Partido Popular”. Recortes, por otro lado, que la propia empresa reconoce tener que emprender “para no entrar en una situación económica negativa”. Advertencia que pone sobre la mesa la formación de izquierdas en un momento en el que empresa y trabajadoras están negociando sobre un documento que implica, de antemano, la “modificación de la jornada, el horario, el régiment de trabajo y su sistema”.

 

Y todo ello porque “el pliego de condiciones – afirmaciones de la propia empresa en documento trasladado a sus trabajadoras- es sustancialmente más corto” que el anterior, lo que lleva a la empresa a proponer un recorte de 130 horas semanales. Un severo recorte teniendo en cuenta que en anterior ya se recortaron 150.

 

No quiso olvidar la postura del Partido Popular con las AMPAS, “que se preocupan por la salubridad de los espacios que ocupan sus hijos”, a las que “se las pidió una confianza ciega en todo este asunto".