Izquierda Unida disiente del acuerdo de derribo de la Antigua Estación de Autobuses

"No necesitamos más solares vacíos en la ciudad a la espera de posibles presupuestos que nunca llegan", declara Montserrat Barcenilla, portavoz del Grupo Municipal de IU.

El grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila cuestiona la solución que parecen haber acordado PP y Ciudadanos para la antigua estación de autobuses.

 

El grupo municipal de Izquierda Unida ve con preocupación el anuncio de Ciudadanos sobre la aprobación por parte del PP regional de una partida de 200.000€ de los presupuestos de la comunidad para derribarla, con el objetivo de construir un futuro “centro de innovación”, “¿es eso lo que necesita esta ciudad?” declara Montserrat Barcenilla, portavoz del Grupo Municipal de IU

 

No sólo se cuestiona que se haya decidido derribar el edificio sin un estudio serio que pudiera establecer qué inversión se necesitaría para mantenerlo en mejores condiciones que las actuales, sino que, según parece en palabras de Montserrat Barcenilla, “PP y Ciudadanos ya han decidido el derribo y el objeto del posterior edificio, sin conocer, al menos por parte de este grupo municipal, qué tipo de centro, edificio o instalación se pretende construir después”.

 

Es por ello por lo que la formación de izquierdas ha solicitado que técnicos de la Junta de Castilla y León (propietaria del edificio) y del Ayuntamiento estudien la posibilidad de mantener y reparar los desperfectos del edificio actual y poder dedicarlo a otros usos.

 

Y es en el uso que se pretende dar al edificio en algo que tampoco está de acuerdo Izquierda Unida de Ávila, que recalca su solicitud realizada durante la campaña electoral de abrir un proceso participativo entre la ciudadanía y las asociaciones para buscar un uso consensuado del edificio. En este sentido, Izquierda Unida ya apuntó a que podría servir, por ejemplo, como un centro de asociacionismo e iniciativas ciudadanas, o un espacio donde los artesanos de la ciudad pudieran fabricar y exponer sus obras, que podrían además, compartir espacio con un aparcamiento subterráneo. Una propuesta que se enmarcaría en ese proceso participativo mediante el cual deberían ser los vecinos de la ciudad los que marcaran las prioridades para la posterior reforma y uso del edificio que ahora PP y Ciudadanos pretenden derribar.

 

De cualquier modo, apunta la portavoz de Izquierda Unida, “no parece de recibo aprobar el derribo de un edificio y establecer de antemano el futuro uso sin valorar otras opciones, ni apuntar a una nueva construcción, de la que se desconoce el coste, pero que cabe pensar que sería mayor que mantener el edificio actual y rehabilitarlo”. En palabras de Montserrat Barcenilla: “No necesitamos más solares vacíos en la ciudad a la espera de posibles pactos sobre presupuestos futuros, sino invertir los fondos que lleguen en mejorar la calidad de vida de los abulenses”.