Izquierda Unida de Ávila reclama la intervención “inmediata” de la Junta ante los impagos en Elgorriaga

José Alberto Novoa, coordinador provincial de IU Ávila, considera “indecente” la deuda que la empresa mantiene con los trabajadores. “La plantilla ha sido capaz de hacer un esfuerzo que ahora debe tener su respuesta y su apoyo por parte de la administración regional”.

 “Indecente”. Así califica José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, la situación por la que están atravesando los trabajadores de la empresa de Elgorriaga, cuyo Comité de Empresa daba a conocer los impagos y deudas de la factoría con sus empleados y que ya se extienden a las nóminas del último trimestre de 2014. José Alberto Novoa recuerda que ante este problema “la implicación de las administraciones debe ser absoluta, mucho más cuando se trata de una factoría que recibió el apoyo económico de la Junta de Castilla y León para el mantenimiento de la producción, los puestos de trabajo y la viabilidad de una factoría que ahora no está cumpliendo con su parte”.


Desde la Junta de Castilla y León “la implicación debe ser absoluta no sólo por su obligación de velar por las condiciones laborales de sus ciudadanos, sino por el seguimiento del correcto uso de la ayuda de dos millones de euros que se le concedió a esta empresa”. Una cantidad “lo suficientemente importante como para que la administración regional asuma su responsabilidad y demuestre, dando un paso adelante, su apuesta por el mantenimiento de la fábrica y sus puestos de trabajo”. Una intervención de la administración regional ante la que el coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila recuerda, como ya ha hecho el Comité de Empresa, que “la empresa pidió a la plantilla confianza en la labor del Administrador Judicial, pero la confianza y la capacidad de esfuerzo y compromiso que los trabajadores han sido capaces de mostrar en todo este proceso no se ha visto correspondido como merece”.  Y en este punto avisa que “esta situación no es nueva, ya que los impagos a los trabajadores y los retrasos en los pagos a los proveedores no es algo nuevo, sino que lleva pasando desde hace tiempo con sus diferentes propietarios sin que desde la Junta de Castilla y León se haya actuado”.


Un apunte en el que José Alberto Novoa reconoce que “no se puede perder de vista el delicado momento laboral por el que atraviesa esta ciudad, en la que mientras Nissan se encuentra en el alambre, otra de las factorías de la ciudad, como es Elgorriaga, no paga a sus empleados. El panorama económico y laboral de la ciudad es desolador”.

Noticias relacionadas