Izquierda Unida de Ávila advierte de la pérdida de población activa en la provincia

Izquierda Unida de Ávila asegura que la lectura en profundidad de las cifras de la EPA del tercer trimestre del año “dibuja un escenario muy diferente a la recuperación económica, laboral y social” a pesar del descenso en 2.500 personas en las cifras de desempleo.

Para Paloma Nieto, responsable de la secretaría de Empleo de Izquierda Unida de Ávila, “en la letra pequeña, la que no le gusta leer al Partido Popular, atendemos a la volatilidad y temporalidad del empleo generado así como a la brutal y preocupante caída en apenas un trimestre de la población activa en la provincia de Ávila”.

 

Y es que apunta la responsable de Empleo de Izquierda Unida de Ávila la bajada en 1.200 personas en la tasa de actividad. “Hemos pasado de 75.600 a 74.400 en el número de activos en la provincia de Ávila” advierte. “Perder activos no sólo es una nefasta noticia, sino que pone de manifiesto que la población se está marchando de esta provincia ante la desesperación de la incapacidad para poder aspirar a un trabajo estable y digno”.

 

Y es que para la formación de izquierdas la población está abandonando Ávila "no sólo como consecuencia de la imposibilidad de encontrar un trabajo en un mercado laboral que les expulsa, sino ante la vaga creación de empleo y todo ello en condiciones de precariedad".

 

Porque en las condiciones de empleo que se está generando en Ávila pone Izquierda Unida su atención. “Estamos ante la creación de empleo precario, con una gran diferencia entre los contratos indefinidos -103 - y los temporales, 1.716 en el último periodo".

 

Estable y digno porque la EPA del último trimestre aborda “un periodo estacional donde el fomento de los trabajos temporales ha sido una máxima, como queda demostrado cuando se toman como punto de partida las última cifras del paro registrado”.

 

Porque si la EPA del último trimestre arroja el descenso del paro, “septiembre nos dejó 230 desempleados más y 833 afiliaciones menos a la seguridad social” recuerda Paloma Nieto, apuntando a agosto como el último mes en el que se redujo el paro. “En estos momentos no hay apenas creación de empleo, especialmente entre los menores de 25 años”.

 

Datos, así pues, “que hay que ver en toda su globalidad, porque lo que nos dejan es una posible tendencia al alza en los próximos meses del desempleo dada la temporalidad del empleo creado en el periodo estival, una continuada destrucción de empleo estable, como apunta la constante caída de las afiliaciones de la Seguridad Social, y una peligrosa caída en la población activa en una provincia que sigue perdiendo capacidad laboral”.