Izquierda Unida anima a los abulenses a participar en la manifestación del 1 de Mayo

La pérdida de puestos de trabajo, la creciente temporalidad y la rebaja de las condiciones salariales marcan una situación de preocupante precariedad laboral en Ávila. “No resulta extraño que en los últimos años esta provincia haya perdido más de 10.000 habitantes”.

Izquierda Unida anima a los abulenses a participar este 1 de Mayo, Día Internacional del Trabajo, en la convocatoria realizada por los sindicatos de clase como una oportunidad de sumar voces y voluntades para reclamar empleos de calidad y con salarios dignos, un nuevo modelo productivo, sostenible y democrático en el que trabajar no equivalga a pobreza, revirtiendo los recortes emprendidos y exigiendo los derechos laborales perdidos desde el estallido de la crisis. Una jornada en la que abogar por el empleo de calidad pero también por un futuro para una provincia marcada desde hace años por la falta de inversiones y la ausencia de oportunidades laborales.

 

Suma su voz Izquierda Unida a la convocatoria y lo hace en un marco “que pone en evidencia que las políticas emprendidas por el Partido Popular en los últimos años han sido nefastas en esta provincia” indica Montserrat Barcenilla, coordinadora provincial de IU Ávila. “Necesitamos un cambio drástico de modelo”. Los últimos datos de población colocan la provincia de Ávila en los niveles más bajos desde 1998 y sitúan una caída continuada de población en los últimos años desde los 172.000 a los 160.000 habitantes. “Es un síntoma y una consecuencia directa de la falta de oportunidades en Ávila”.

Menos población “pero más parados”. Contrapone ambos datos la coordinadora provincial de Izquierda Unida de Ávila después de que la última EPA sitúe la cifra de parados en Ávila en 15.500 y una tasa del 20,1 por ciento, la mayor de toda Castilla y León. “Es una evidencia que el tejido laboral, industrial, económico y social abulense está en clara regresión.”. Una situación en la que Montserrat Barcenilla considera indispensable desterrar los balances en positivo que realiza el Partido Popular. “No todo vale en estos momentos. No podemos abogar por un punto de partida en el que se justifique el empleo a cambio de contratos precarios y miserables, generando la figura del trabajador pobre”.