IU quiere que "los pasos a dar" tras la anulación de la Sexta PGOU se den "entre todos los grupos"

La formación de izquierdas mantiene su propuesta de crear una Comisión de Seguimiento del convenio tras conocer que el alcalde de Ávila mantendrá en los próximos días una reunión con las partes implicadas.

El grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila insiste, “los pasos que se den a partir de ahora deben realizarse con total transparencia y conocimiento no sólo de los grupos políticos que conforman el Ayuntamiento de Ávila sino la ciudadanía”. Y es por ello que desde la formación de izquierdas se tiene claro que el mecanismo para ello “no son las reuniones particulares y partidistas sino la conformación de una mesa o Comisión de Seguimiento del cumplimiento del convenio que dio lugar a la posterior Sexta Modificación del PGOU y cuya anulación por parte del Supremo obliga a actuar con urgencia y eficacia para resolver el problema generado por la negligente actuación del Partido Popular”.


Se insiste en ello desde el grupo municipal de Izquierda Unida de Ávila tras conocer que el alcalde del Partido Popular tiene previsto mantener en breve una reunión con las partes implicadas “con el fin de llegar a un acuerdo satisfactorio con la mayor brevedad posible” según se indica desde el Equipo de Gobierno del Partido Popular como respuesta a la propuesta registrada en sede municipal por Izquierda Unida para la configuración de esta comisión. “Entendemos que no es el camino adecuado” apunta Montserrat Barcenilla, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Ávila, en un proceso que “requiere de la transparencia y la diligencia que no se tuvo anteriormente”.

 


Para Montserrat Barcenilla “bien es cierto que la situación requiere de la búsqueda urgente de una solución, pero la misma debe alcanzarse desde la priorización de la ciudad, de sus intereses,  porque la resolución económica al problema no puede ser una posibilidad para una ciudad que aún dispone de terrenos suficientes” como para cumplir un convenio que permitió la puesta en marcha del Cylog pero cuyo negligente desarrollo posterior dio paso a unas negociaciones que derivaron en el 2010 en la Sexta Modificación del PGOU ahora anulada y que pretendía urbanizar la ciudad hasta Naturávila. “Un absoluto despropósito” como han reconocido los propios tribunales “y que requiere de no pocas aclaraciones sobre el proceso por parte tanto del Partido Popular como de los propios dirigentes populares encargados de ello en su momento” y sobre los que Montserrat Barcenilla insiste en reclamar “las máximas  responsabilidades” dado que “la actual corporación municipal debe evaluar lo que se hizo, por qué y reclamar, de así ser necesaria, la responsabilidad política sobre quienes actuaron, a la vista de los hechos, con mala fe”.


Para Montserrat Barcenilla “la política municipal ha dado un giro radical desde las pasadas elecciones, que han dibujado un escenario de mayor participación que debe tener su respuesta y su reflejo en el funcionamiento municipal. El Partido Popular se equivocará en el camino si decide mantenerse en posiciones de mayoría absoluta”.