Iu pide a la Comisión Europea que valore el impacto de la salud y el medio ambiente del proyecto minero de la Sierra de Yemas

La formación de izquierdas, a través de la eurodiputada Paloma López, solicita una valoración ante la posible violación de la normativa europea de salud y medio ambiente por su impacto en las poblaciones próximas. 

Ya lo había anunciado Izquierda Unida de Ávila. “Si es necesario llevarlo a Europa, lo haremos”. Y así ha sido. La formación de izquierdas ha dado un nuevo paso ante el polémico proyecto minero de la Sierra de Yemas y ha sido de la mano de la eurodiputada Paloma López Bermejo, que ha registrado ante la Comisión Europea una batería de preguntas sobre el proyecto que se quiere poner en marcha, en este caso, en los municipios de Sotalbo, Mironcillo, Gemuño y Riofrío y cuyo objetivo final es la explotación del feldespato potásico y la biotita de la zona.

 

El amplio respaldo popular en contra de la mina de feldespato a cielo abierto, después de que hayan sido presentadas cerca de 10.000 alegaciones, merece que también desde el Parlamento Europeo nos involucremos en esta causa” señala la propia Paloma López, que recientemente ha registrado, con solicitud de respuesta escrita, una batería de preguntas donde se pregunta al organismo europeo desde el conocimiento que la propia Comisión tiene del proyecto como del impacto y posible vulneración del mismo sobre la normativa comunitaria de salud pública y medio ambiente.

 

“Considerando las particularidades de la extracción y la gestión de los residuos de la explotación del feldespato potásico y la biotita, ¿cree la Comisión que este proyecto podría violar la normativa europea de salud pública y de medio ambiente por su impacto sobre las poblaciones vecinas y el ecosistema?” señala una de las preguntas. Y es que desde el inicio de este proceso Izquierda Unida de Ávila ha apuntado “razones suficientes” para oponerse al proyecto, razones como la defensa del medio ambiente, de la fauna, de la flora, de nuestro entorno, pero sobre todo razones de defensa de la salud pública, por la extracción de minerales como el feldespato o la liberación de gas radón o el polvo de sílice. “No es ninguna tontería, sino que estamos hablando de una agresión a la salud pública” valoraba en su momento Milagros Hernández, responsable de Medio Ambiente de Izquierda Unida de Ávila.

 

El escrito registrado por Izquierda Unida requiere igualmente el pronunciamiento de la Comisión Europea acerca de si se tiene constancia del uso de fondos europeos para proyectos de minería por parte de la empresa Transportes, Excavaciones y Hormigones Sonsoles S.L así como qué información han facilitado las autoridades nacionales y regionales a la Comisión Europea sobre este proyecto.

 

Marca un nuevo paso la formación de izquierdas, dispuesta a “todo” ante el devenir de los acontecimientos en una provincia acosada en los últimos meses por la proliferación de proyectos “que responden a intereses especuladores y que no suponen una solución sostenible para nuestros pueblos”. Valdecasas, Narrillos, La Torre, Sanchorreja, Tórtoles, Becedillas, Zapardiel de la Cañada, Bonilla de la Sierra, Riofrío, Gemuño, Sotalbo o Mironcillo son algunos de los municipios afectados por la proliferación de proyectos que tratan de convertir una tierra ganadera en una tierra minera. “¿Quién ha decidido esto? ¿A qué planificación responde?” se preguntan desde Izquierda Unida de Ávila ante una decisión “que responde a poderes e intereses económicos. ¿Quién está detrás de todo esto, qué personas y qué empresarios?”

 

Por ello la formación de izquierdas seguirá actuando apoyando a cuantas plataformas, asociaciones y movilizaciones vecinales se planteen así como otro tipo de actuaciones en las instituciones y administraciones.