IU muestra su malestar porque sean los criterios económicos los que marquen el acceso de los abulenses a la radioterapia

La formación de izquierdas se reconoce “harta” por el constante olvido desde la consejería de Sanidad y señala que la correcta prestación de los servicios “debe estar por encima de si son muchos o pocos los pacientes afectados”.  

Izquierda Unida de Ávila muestra su malestar ante las últimas actuaciones de la consejería de Sanidad y su responsable, Antonio María Sáez Aguado, con las que se descarta la prestación de la radioterapia en Ávila, una demanda “ciudadana a la que los responsables sanitarios siguen haciendo oídos sordos en base a criterios puramente económicos” se valora desde la formación de izquierdas, para la que la mejora del transporte sanitario de los enfermos “es una buena noticia, pero insuficiente ante el anuncio que todos los abulenses esperan, y es la prestación del servicio de radioterapia en nuestra provincia”.

 

Después “de un largo proceso en el que el consejero de Sanidad ha estado dando largas, la realidad nos vuelve a colocar ante un nuevo olvido de la Consejería de Sanidad”. Una situación ante la que la coordinadora provincial de IU Ávila, Montserrat Barcenilla, se confiesa “harta. Estamos cansados de que la Consejería de Sanidad olvide las dificultades de acceso a la sanidad que existen en esta provincia, hartos de que se sigan poniendo por delante criterios económicos a la correcta prestación de las distintas especialidades”. Para Izquierda Unida la prestación del servicio de radioterapia “en las mejores condiciones posibles no pasa precisamente por someter a los enfermos a largos desplazamientos. La mejora en los desplazamientos, aceptable, no es la solución, sino que más bien es una forma de acallar la demanda, una huida hacia delante”.

 

Recuerda la formación de izquierdas que “frente a los criterios técnicos y profesionales con los que arropa su decisión el Partido Popular, la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) elaboró un informe reconociendo que el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles cumplía los requisitos tanto de pacientes, calidad y habitantes como para poder disponer de un servicio de radioterapia”.

 

Desde Izquierda Unida de Ávila “seguimos apostando por las reivindicaciones de los enfermos de cáncer, de la AECC y de los ciudadanos en general. Nuestro compromiso es el de estar a lado de quienes piden a la administración autonómica un trato adecuado y humano ante una enfermedad cuyo tratamiento se ve endurecido por tenerlo que hacer fuera de Ávila. El acelerador debe ser una realidad en Ávila, está avalado por la Sociedad Española de Oncología Radioterápica y el consejero de Sanidad y el Partido Popular no pueden seguir dando largas y esquivando una necesidad evidente para nuestra provincia”.