IU evalúa de manera positiva la paralización de las obras de construcción en Burgohondo

Izquierda Unida quiere saber si la Junta considera que la construcción de esta urbanización no supone, de hecho, la creación de un nuevo núcleo urbano en suelo rústico

Izquierda Unida de Ávila considera que la medida cautelar dictada por el Juzgado de Instrucción Nº 1 es "muy positiva". Con esa decisión se paraliza el proyecto de construcción de una urbanización en suelo rústico de protección natural en el término municipal de Burgohondo. El auto judicial corrobora que las preocupaciones expresadas y trasladadas por esta formación política hace meses no estaban infundadas.


 
La Asociación Pública de Fieles, Pobres y Humildes en Vocación de Iglesia,mProfecía de Esperanza (Pohuvipre) presentó en 2007 a la Junta de Castilla y León un proyecto de urbanización que contempla la construcción de moradas, albergues, estudios, iglesia y otras estructuras en Burgohondo (Ávila), un proyecto que se puede equiparar a la construcción de 150 viviendas. Todo ello en una parcela de 280.000 metros cuadrados ubicados en terreno rústico de protección natural que supondría la urbanización de unos 15.000 metros cuadrados. El 3 de julio de 2018 la Junta autorizó el uso excepcional para construir en esos terrenos el proyecto señalado, lo que motivó la presentación de un contencioso administrativo por parte de la entidad Ecologistas en Acción que pidió la suspensión cautelar de las obras.


 
Izquierda Unida de Ávila no entendió qué motivos podía haber para construir esta urbanización en suelo protegido y puso en marcha una serie de iniciativas relativas a este proyecto. El 24 de julio de 2018 el procurador de Izquierda Unida en las Cortes de Castilla y León, José Sarrión, formuló varias preguntas a la Junta. Entre otras cosas el procurador argumentó en el enunciado del escrito que:


“... pudiera interpretarse que se trata de un uso especulativo del suelo para permitir unas construcciones de este tipo en un paraje natural y su posterior aprovechamiento privado bajo el pretexto de unos fines religiosos, también de carácter privado


 
El Consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, contestó el día 5 de noviembre a las preguntas de Izquierda Unida señalando, entre otras cosas, que ya el 7 de marzo de 2013 la Delegación Territorial de la Junta en Ávila publicó la Declaración de Impacto Ambiental de este proyecto habiéndose apreciado el interés público, exigido como requisito para la autorización   de uso en suelo rustico por la Comisión Territorial y Medio Ambiente de Ávila, sin que proceda otro pronunciamiento al respecto salvo en el trámite previsto de recurso de alzada actualmente en curso”.
 


Teniendo en cuenta ese posicionamiento del Gobierno regional Izquierda Unida de Ávila consideró que era necesario pedir más aclaraciones a la Junta, de tal forma que el pasado 31 de enero el procurador José Sarrión ha vuelto a interpelar al consejero para que explique qué interés público tiene la realización de una actividad privada como la que proyectada. También si la Junta de Castilla y León ha comprobado que tanto el abastecimiento de agua que necesita esta urbanización, así como la evacuación de las aguas residuales que generaría no supondría un aumento considerable de residuos.


Por último, Izquierda Unida quiere saber si la Junta considera que la construcción de esta urbanización no supone, de hecho, la creación de un nuevo núcleo urbano en suelo rústico.


El pasado 7 de febrero se dio a conocer el auto del Juzgado de Instrucción Nº 1 de Ávila en el que especifica que “de no suspenderse cautelarmente las obras se podría iniciar la construcción y exponerse a que con posterioridad a su construcción tuviera una sentencia desfavorable a la urbanización”. Añade el juzgado en sus argumentos que “la construcción de este complejo no responde un interés social general sino al de la asociación que lo promueve”.


Izquierda Unida de Ávila coincide con Ecologistas en Acción en la convicción de que no se aprecia el interés general de una obra de esta envergadura para una actividad privada en suelo rustico, por lo que celebra las medidas judiciales adoptadas. De otro modo, en caso de resolverse como espera, podría haber causados daños irreversibles a un espacio de protección natural.

Comentarios

julio collado 11/02/2019 21:08 #1
Menos mal que los ecologistas están al loro y, en principio, libran a un paraje tan hermoso de esa barrabasada. Con un nombre tan largo, esa Asociación debe necesitar mucho terreno sólo para el cartel anunciador. Menos mal que son "pobres" que si no compran todo el término de Burgohondo. Y la Junta, tan contenta por poder beneficiar a sus acólitos.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: