IU critica el incumplimiento de las ordenanzas de las terrazas en la vía pública en Arévalo

En referencia a los hechos acaecidos el pasado día 8 de agosto, el Grupo Municipal de Izquierda Unida ha querido manifestar su malestar ante la actuación llevada a cabo por el Ayuntamiento de la localidad y que viene exigiendo desde hace tres años

"Hay que recordar que el sector de la hostelería de Arévalo genera empleo y riqueza en la localidad, lo cual  no significa que puedan vulnerar el derecho de la ciudadanía", tales como la libertad del tránsito en la vía pública, ha señalado el concejal portavoz del Grupo Municipal de CUI (IU-Republicanos), Gregorio García González. Si bien fue el pasado día 8 de agosto, cuando la autoridad judicial de la provincia de Arévalo, junto con sendas patrullas de la Guardia Civil y de la Policía Local, llevaran a cabo un control sobre el cumplimiento de la ordenanza reguladora de la instalación de terrazas en la vía pública, algo que venía solicitándose por el grupo desde hace tres años.

González García ha hecho referencia al Artículo 10.1 sobre La Ordenanza reguladora de la ocupación de la vía pública con mesas y sillas"Las autorizaciones de instalación de terrazas tendrán en consideración la incidencia en el tráfico peatonal, el número de terrazas solicitadas para la misma zona, el entorno visual de los espacios públicos, etc., prevaleciendo el uso común general" a lo que ha sumado su crítica a la "nula transparencia" del Ayuntamiento de la localidad, quien "sigue otorgando licencias año tras año sin hacer un estudio exhaustivo en el cumplimiento de las ordenanzas".

No obstante, García ha querido "desmentir las acusaciones que el sector de la hostelería ha hecho" hacia su persona como cargo público, del mismo modo que ha querido defender su "honestidad y lealtad para con los vecinos y vecinas de Arévalo" las cuales reitera, "están más que demostrados". A su vez, ha señalado que en el Pleno del 5 febrero de 2016 se presentó una moción en la que solicitaba "la eliminación de las barreras arquitectónicas y hacer una integración real y efectiva para las personas con minusvalía", una solicitud que quedaba posteriormente aprobada por unanimidad en el pleno.

Invadir pasos de peatones en parte o en su totalidad, obstruir zonas de entrada a viviendas, sobrepasar el horario de cierre nocturno u límites de ruido permitidos, son  infracciones que pueden llevar desde 300,51 hasta los  901,5 euros, e incluso a la  suspensión temporal o definitiva de la licencia municipal. Junto con el Portavoz de IU en la Diputación provincial de Ávila, Santiago Jiménez, esperan a que el Ayuntamiento "sea el que tenga que decir cuál es el expediente", y que "ojalá hubiera sido la fuerza de CUI en Arévalo" el que hubiera propiciado la intervención.