Italia, en busca de su renacer aunque necesitará el permiso de Turquía, Gales y Suiza
Cyl dots mini

Italia, en busca de su renacer aunque necesitará el permiso de Turquía, Gales y Suiza

Insigne, Bale, Seferovic y Yilmaz, rivales en la Eurocopa en el grupo A

La selección italiana llega a esta Eurocopa con ganas de redención tras su histórica ausencia en el Mundial de Rusia. Su marcha la convierte en favorita del grupo A delante de la siempre competitiva Suiza, la Gales de Gareth Bale y la incógnita de Turquía.

Italia, tetracampeona del mundo, vivió un drama nacional hace tres años, cuando se quedó fuera, en la repesca ante Suecia, de un Mundial por primera vez desde 1930, y optó por fiar la reconstrucción a Roberto Mancini, un ilustre exjugador de la 'Nazionale' que llegaba avalado por su éxito en los banquillos de Inter o Manchester City.

 

El técnico de Ancona ha dotado ha reforzado la solidez defensiva del equipo, marca histórica de la 'Azzurra', sin privarle de alegría en ataque, estilo que se tradujo en una espectacular fase de clasificación para esta Eurocopa: pleno de 10 victorias, 37 goles a favor y tan solo cuatro en contra.

 

Este 'Risorgimento' -nombre con el que se conoce la reunificación política del país en el siglo XIX- a nivel futbolístico persigue su reválida en la Eurocopa, donde Italia disputará la primera fase arropada por su afición el Estadio Olímpico de Roma. El único título continental en el palmarés italiano data de 1968, aunque también llegó a la final en 2000 y 2012, cuando fue barrida por España (4-0).

 

Eliminada por Alemania en 2016 -tanda de penaltis en cuartos-, una de las selecciones más laureadas de la historia vuelve a la carga con un referente joven en la portería Gianluigi Donnarumma, que ahora mismo aún sabe donde jugará la próxima temporada, y una defensa más experimentada con veteranos como defensa Leonardo Bonucci o Giorgio Chiellini, que no han tenido su mejor año con la Juventus.

 

En la medular sus referentes son Jorginho, campeón de Europa con el Chelsea, y los talentosos Nicolò Barella y Marco Verratti, que llega mermado por una lesión de rodilla, pero está en la convocatoria. En cuanto al ataque, y sin los Francesco Totti o Alessandro del Piero de antaño, la responsabilidad recae sobre el imaginativo Lorenzo Insigne, Andrea Belotti o Ciro Immobile, Bota de Oro hace un año.

 

SUIZA, SIEMPRE AL BORDE DEL ÚLTIMO PELDAÑO

 

Por su parte, Suiza se ha confirmado como una participante habitual en las grandes citas y de hecho en los últimos años solo se ha perdido la Eurocopa 2012, pero sigue sin dar ese paso final con el que sueña desde 1954, cuando se metió por última vez en los cuartos de final de una gran competición internacional, precisamente en el Mundial donde ejerció como anfitriona.

 

Los octavos volvieron a ser su techo en el Mundial de Rusia, donde fue apeada por Suecia, y volverá a intentar romperlo en esta Eurocopa después de completar una notable fase de clasificación que le elevó hasta el primer puesto de su grupo por delante de su grupo por encima de Dinamarca e Irlanda y tras encajar una sola derrota en diez jornadas, además de la competitividad que ha mostrado en las dos ediciones de la Liga de Naciones, jugando la primera 'Final a Cuatro'.

 

Bajo el mando del bosnio Vladimir Petkovic, su seleccionador desde 2014, el combinado helvético se defiende con un interesante puñado de jugadores curtidos principalmente en la Bundesliga, caso del portero Yann Sommer (Borussia Mönchengladbach) y los zagueros Manuel Akanji (Borussia Dortmund) o Ricardo Rodríguez, actualmente en el Torino.

 

Sin embargo, su mejor línea es el centro del campo, donde tiene como 'cerebro' al capitán del Arsenal inglés, Granit Xhaka, junto con Remo Freuler (Atalanta) o el incisivo Xherdan Shaqiri (Liverpool). Además, descarga la responsabilidad de anotar en el potente Breel Embolo (Borussia Mönchengladbach) y en Haris Seferovic (Benfica), que ha encontrado en Portugal la estabilidad que no alcanzó en la Real Sociedad.

 

GALES, LA SORPRESA DE 2016 CON PERMISO PARA SOÑAR

 

Hace cinco años Galés se convirtió en Francia en la gran sorpresa tras llegar hasta semifinales en su estreno en una gran Eurocopa. Lo logró tras pasar como primera de su grupo por delante de Inglaterra y deshacerse en las eliminatorias de Irlanda del Norte y Bélgica antes de sucumbir con Portugal (2-0), a la postre campeona.

 

Tras disputar también el Mundial de Suecia 1958, donde llegó hasta cuartos, los 'Dragones' afrontan la tercera gran competición de su historia después de finalizar segundos en su grupo de clasificación por detrás de Croacia y superando a Eslovaquia y Hungría.

 

Al frente del equipo se encuentra Rob Page, elevado al cargo de entrenador principal tras los problemas judiciales de Ryan Giggs. La leyenda del Manchester United, considerado el mejor jugador en la historia de Gales, fue acusado de comportamiento violento por su novia, un caso que le apartó del banquillo el pasado mes de abril.

 

Gareth Bale, que este verano volverá al Real Madrid tras su cesión en el Tottenham, sigue siendo el indiscutible referente del equipo pese a los continuos problemas físicos que no le han abandonado en su vuelta a la Premier y le han llevado a protagonizar otra temporada irregular en su equipo de formación.

 

Además, Gales también cuenta con la experiencia en equipos importantes de Ben Davies (Tottenham), Daniel James (Manchester United) o Aaron Ramsey (Juventus), quien también viene de un curso desigual en la Serie A, al hilo con el rendimiento general de una 'Vecchia Signora' que ha perdido su trono en Italia.

 

TURQUÍA, LA NOSTALGIA Y SENOL GÜNES

 

Completa este Grupo A la selección de Turquía, que sacó billete tras una destacada fase de clasificación en la que fue capaz de sumar siete victorias en diez jornadas y sumar cuatro puntos en sus dos enfrentamientos ante Francia. Acabó segunda de su grupo por detrás de la campeona mundial y superó en la tabla a Islandia.

 

El mayor éxito histórico del equipo otomano data de 2002, cuando llegó hasta semifinales del Mundial antes de caer ante Brasil con un gol de Ronaldo Nazario. Senol Günes era el seleccionador en aquella competición y también ocupa ahora el banquillo turco, al que retornó hace dos años.

 

De la mano del técnico de Trebisonda, Turquía, semifinalista de la Eurocopa en 2008 y eliminada en la fase de grupos en 2016, aspira a emular aquel éxito en Corea y Japón con una plantilla integrada por líderes claros en cada línea.

 

La portería es para Ugurcan Cakir (Trabzonspor) y en el centro de la zaga domina Merih Demiral (Juventus), mientras que el talento corre a cargo de Hakan Çalhanoglu. El centrocampista del AC Milan se ha consagrado como uno de los jugadores más talentosos de la Serie A y a sus 27 años desea confirmarse en un gran escaparate internacional.

 

En cuanto al ataque, el veterano Burak Yilmaz ha sorprendido en el fútbol francés y, a pesar de sus 35 años, se ha erigido en una de las piezas fundamentales para que el Lille se proclame inesperado campeón de la Ligue 1. Enes Ünal, curtido en cuatro clubes españoles, también espera tener protagonismo goleador en una Turquía que quiere dar la sorpresa.