Investigadores españoles demuestran que el desarrollo de las plantas se altera en condiciones de gravedad marcianas

Recreación artística de un invernadero en Marte

Un equipo internacional con participación de investigadores del CSIC ha demostrado que las condiciones de microgravedad, como las de Marte, y las de hipergravedad en exoplanetas alteran el desarrollo de las plantas. En concreto, han demostrado que en tales condiciones se produce una división celular prematura que provoca células de menor tamaño.

En concreto, han demostrado que en tales condiciones se produce una división celular prematura que provoca células de menor tamaño. Los resultados se han obtenido tras dos estudios coordinados por el investigador Raúl Herranz, del Centro de Investigaciones Biológicas, que se publican en sendos artículos en las revistas 'NPJMicrogravity' y 'Scientific Reports'. Ambos se han desarrollado en el contexto de proyectos de colaboración internacional financiados por la Agencia Espacial Europea (ESA).

En la investigación se han utilizado instalaciones de la ESA, que simulan los efectos de microgravedad y gravedad parcial como las que experimentarán los astronautas, y las plantas que los acompañarán, en una futura misión de exploración al planeta Marte.

El investigador Javier Medina, que dirige el grupo de investigadores del Centro de Investigaciones Biológicas que ha participado en el estudio, explica que en los experimentos de este estudio se han utilizado pequeñas plántulas de 'Arabidopsis thaliana' en nuevos simuladores en tierra que pueden reproducir la gravedad de la Luna (una sexta parte de la terrestre) y la de Marte (algo más de un tercio).

Según indica, esta planta modelo, que ya fue expuesta a la microgravedad en sucesivos experimentos en la Estación Espacial Internacional (ISS) como ROOT, GENARA o Seedling Growth por el mismo grupo del CSIC dirigido por Medina, "sufre importantes desarreglos al principio de su desarrollo en el espacio".

"Concretamente, la tasa de división y de crecimiento de sus células meristemáticas, las células madre de las plantas, están fuertemente descompensadas por la ausencia de gravedad", detalla el investigador, que dice que en este estudio se han confirmado dos cosas.

En primer lugar, que los científicos disponen de equipamientos en tierra que reproducen la gravedad de la Luna o Marte y, en segundo lugar, que las alteraciones sufridas por las plantas que crecen en estas condiciones de gravedad, sobre todo en el ambiente lunar, pueden ser tan fuertes o incluso superiores a las observadas en el ambiente orbital de la Estación Espacial, según añade Medina.

SEGUNDO ESTUDIO

En el segundo estudio, publicado en 'Scientific Reports', Medina afirma que se han utilizado cultivos celulares de plantas para analizar los mecanismos moleculares por los que la tasa de proliferación celular está alterada, no solo en las condiciones espaciales durante el viaje (microgravedad) y en la llegada a Marte, sino también en las condiciones de posibles exoplanetas con el doble de gravedad que la Tierra.

"Los resultados insisten en los desarreglos del desarrollo de las plantas, de forma muy moderada en condiciones de hipergravedad, y similares aunque de menor intensidad a la microgravedad en las condiciones marcianas", señala el investigador.

Por ello, los científicos proponen, según asegura Medina, que "existe un cambio en la velocidad de las distintas fases del ciclo celular que conducen a una división celular prematura en el espacio, que provoca células de menor tamaño, aunque el mecanismo preciso por el que se produce este efecto sigue bajo estudio".

"Aunque los resultados obtenidos en simuladores solo pueden ser validados mediante estudios en microgravedad real, es evidente que se puede aplicar a la mejora de las condiciones de crecimiento de las plantas que serán parte del sistema de soporte vital (para alimento y bienestar psicológico de los astronautas) en viajes espaciales", asegura el director del trabajo.