Investigado un vecino de El Barco de Ávila por atentado contra los agentes de la autoridad y la seguridad vial
Cyl dots mini

Investigado un vecino de El Barco de Ávila por atentado contra los agentes de la autoridad y la seguridad vial

Agentes de la Guardia Civil en la provincia de Ávila.

La Guardia Civil de Ávila ha investigado a una persona vecina de El Barco de Ávila, por Atentado contra los Agentes de la Autoridad, Desobediencia grave y Contra la Seguridad Vial.

Efectivos de la Guardia Civil del Subsector de Tráfico de Ávila han procedido a la  investigación de una persona, vecina de El Barco de Ávila, por los presuntos delitos de Atentado contra los Agentes de la Autoridad, Desobediencia grave y Contra la Seguridad Vial.

 

La actuación se desarrolló el pasado 22 de noviembre de forma conjunta entre el Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil en Ávila y el Puesto de la Guardia Civil de El Barco de Ávila.

 

Los hechos sucedieron en la carretera AV-P-679, término municipal de Casas del Rey de Solana de Ávila, durante la intervención realizada por Agentes de la Guardia Civil de El Barco de Ávila consecuencia de una reyerta sucedida en una población cercana, en la que a su vez se instruyeron diligencias por lesiones.

 

Una vez iniciadas las primeras indagaciones se comisionó a los agentes del GIAT del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ávila para la investigación de los delitos cometidos contra la seguridad vial y sus presuntos autores.

 

Durante este proceso se pudo determinar que una persona vecina de la localidad de El Barco de Ávila, es un conductor que se ha visto implicado en otros hechos de similares características. Esta investigación es la continuación de otros hechos relacionados con la alarma social creada en la zona debido a la presencia de vehículos efectuando maniobras peligrosas para los usuarios de las vías por donde circulan.

 

El artículo 380 del Código Penal  sanciona a la persona que “El que condujere un vehículo a motor o un ciclomotor con temeridad manifiesta y pusiere en concreto peligro la vida o la integridad de las personas será castigado con las penas de prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.