Investigado el sargento de la Guardia Civil de Cebreros por presunto acoso al secretario provincial de UnionGC

Un momento de la comparecencia de este martes. Foto: Javier Ruiz-Ayúcar

Representantes nacionales y regionales del sindicato han denunciado este martes la situación e insisten en la activación del Protocolo de Acoso del cuerpo.

El sindicato de Guardias Civiles UnionGC ha denunciado el "acoso y persecución" que está sufriendo su secretario provincial, guardia del puesto de Cebreros que actualmente se encuentra de baja psicológica por las acciones que, según este sindicato, habría emprendido contra él el sargento del puesto desde que comenzó a desempeñar sus funciones en el sindicato.

 

Según ha explicado Marcelino García, Secretario Regional de UnionGC, todo comenzó cuando, en el pasado mes de febrero, el sargento del puesto cebrereño emitió la orden de que el agente que efectuase la guardia en puertas debía regar el jardín del puesto, "labores que nada tienen que ver con aquello para lo que nos hemos formado".

 

El agente afectado trasladó la queja al secretario provincial de UnionGC quien, "con respeto y por los cauces adecuados", transmitió al capitán que la orden escrita del sargento "podría ser ilegal", tras lo cual dicha orden desapareció del tablón de anuncios del puesto.

 

A partir de ese momento, y siempre según la información facilitada por UnionGC, el sargento emprendió acciones contra el sindicalista en forma de "amonestaciones verbales por escrito", figura no contemplada en el reglamento disciplinario de la Benemérita y que el sindicato ha calificado de "incoherentes", además de propinarle "una monumental bronca con un pretexto absurdo" en presencia de terceras personas ajenas al puesto y tomar otras medidas "de represalia" que para el sindicato son injustificadas y que desembocaron en una baja psicológica del delegado sindical.

 

Puesto al corriente de estos sucesos, UnionGC dio parte de este comportamiento a la Comandancia de Ávila, que envió oficiales a investigar así como a los servicios psicológicos del cuerpo para valorar a la presunta víctima del acoso, y solicitó la activación del Protocolo contra el Acoso, que implica el traslado del guardia afectado a cualquier otro puesto mientras dura la investigación, hecho que según han señalado aun no se ha producido. En este sentido, han indicado que, pasados dos meses desde que se solicitó, "aun no sabemos si se ha puesto en marcha porque no nos lo han notificado", por lo que han decidido hacerlo público.

 

Marcelino García ha señalado que este guardia "no es el único que ha tenido que salir huyendo de este sargento", indicando que ya había protagonizado casos anteriormente de estas actitudes "injustas, abusivas y que rozan varios delitos".

 

En este sentido, el Secretario General estatal de UnionGC, Ramón Rodríguez, ha indicado que "no vamos a tolerar conductas caudillistas y vamos a poner negro sobre blanco para señalar a los mandos inadaptados", diciendo que "hay que actuar contra ellos con el mismo rigor con que se actua contra un guardia de escala básica ante una conducta indebida".

 

Rodríguez ha manifestado que "lo mejor que le puede pasar a la unidad de Cebreros es que ese suboficial se vaya, pero donde vaya volverá a hacer lo mismo", por lo que ha sentenciado que "si es un inadaptado, habrá que reeducarlo".

 

Desde el sindicato señalan que el agente afectado llevaba muchos años de servicio y "nunca había tenido ningún problema, estaba encantado con su trabajo" hasta que comenzó su actividad como representante sindical.

 

La subdelegada del Gobierno en Ávila, Mª Ángeles Ortega, responsable última de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en la provincia, ha confirmado la investigación y ha manifestado su deseo de que se resuelva la situación cuanto antes porque "no se puede dar margen al acoso, hay que luchar desde el principio".

Noticias relacionadas