Investigadas 26 personas por realizar obras en terreno rústico no urbanizable en Arévalo

Foto: Guardia Civil

Una de las personas investigadas es un fedatario público como cooperador necesario para la realización de los trámites de reparcelamiento no autorizado.

La Guardia Civil de Ávila instruye diligencias policiales en calidad de investigadas a 26 personas por supuestos delitos de Ordenación del Territorio y Falsedad Documental, tras descubrir en Arévalo una parcela no urbanizable que había sido dividida en varias subparcelas en las que se habían edificado diferentes construcciones.

 

Los hechos se remontan al 18 de agosto del pasado año cuando, tras un incendio agrícola no forestal ocurrido en una zona conocida como Paraje 'Laguna Bartolo', perteneciente al término municipal de Arévalo, que afectó a un vivero, el helicóptero de la Guardia Civil que sobrevolaba la zona para realizar el correspondiente informe fotográfico de la zona afectada descubrió que una parcela anexa al vivero, en terreno rústico no urbanizable, se encontraba dividida en subparcelas incluso con diversas construcciones equipadas con antenas de televisión, equipos de aire acondicionado, instalación de piscinas, cenadores y barbacoas, etc.

 

Una vez confirmado que dichas subparcelas son terreno rústico, el Equipo de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil de Arévalo inició investigaciones policiales tendentes al esclarecimiento de las obras realizadas, dando inicio de esta forma a la Operación Segrega 2.

 

Para ello, se recopiló toda la información en documentación relativa a todos aquellos Organismos y Empresas vinculadas a la parcela, licencias para poder realizar divisiones parcelarias, segregaciones, cerramientos y edificaciones, incluso a la dotación de servicios de agua y electricidad.

 

Una vez analizada toda la documentación descrita, cotejando todo ello con el Plan General de Ordenación Urbana de la localidad, así como con toda la Normativa Urbanística y Penal, quedó al decubierto que el grado de incumplimiento de las mencionadas normas era importante, ya que en la parcela descrita no se podía ni segregar ni construir.

 

Fruto de dicho análisis, se resolvió que el propietario inicial de la parcela, además de ser el constructor, procedió a la realización de subparcelas y a su posterior venta, con la cooperación necesaria de un Fedatario Público para formalizar los trámites parcelarios, o lo que es lo mismo, las correspondientes escrituras, derivando en los compradores o propietarios de las nuevas parcelas por acceder a la compra de ellas.

 

La Operación concluyó el pasado viernes con la investigación de 26 personas entre los que figuran el propietario de la parcela inicial, el fedatario público, y los compradores de las parcelas, por los hechos descritos.