Inteligencia artificial para combatir el Bullying

Gustavo Beltrán

WatsonApp ha creado el primer método online en el mundo que detecta  y previene el acoso escolar mediante la inteligencia artificial de  la multinacional IBM.

Hoy, 2 de mayo, se celebra el Día Mundial de Lucha contra el Bullying o el Acoso Escolar, iniciativa que puso en marcha en 2013 la ONG Bullying Sin Fronteras.

 

Mucho se ha trabajado desde entonces para combatir esta pandemia mundial que arruina la infancia de millones de escolares en el mundo y se cobra al menos 200 vidas cada año. Aun así, el 90% de  los centros educativos de nuestro país tienen serios problemas de conflicto entre su alumnado.

 

Para ellos, WatsomApp ha diseñado el primer método online que combina la gamificación y la inteligencia artificial para plantarle cara al bullying.

 

Día tras día, las víctimas reciben agresiones físicas y/o verbales, insultos, amenazas, burlas, represión, rechazo… El patio del colegio o del instituto y las redes sociales son las zonas de confort de acosadores y encubridores; el mismo patio y mismas redes sociales que para las víctimas son el infierno de las pesadillas.

 

Por ello entra en escena WatsomApp, un portal online al que podrá acceder todo el alumnado de un curso a la vez para jugar a “El juego de la amistad”.

 

Su forma de interactuar en la partida aporta información de gran valor que permite medir los riesgos potenciales en el aula o detectar problemas concretos, por ejemplo, de aislamiento social o segregación por género.

 

 

FASE 1

 

Sin percatarse de ello, al participar en “El juego de la amistad”, los actores de un conflicto —víctima, acosador, observadores activos o pasivos—, se delatan a sí mismos. Empiezan creando su propio avatar, abriéndonos la puerta de su autoestima. A continuación, una batería de preguntas les pide que escojan entre el resto de avatares a sus mejores amigos, que señalen a las personas con las que no tiene relación,  al capitán del equipo, al líder de la clase, etc.

 

Para mantener el interés por responder el cuestionario y asegurar la espontaneidad de las respuestas, el programa estimula la atención intercalando juegos que también estarán aportando datos sobre las dinámicas grupales, la situación social de cada uno en su curso y sobre problemas de aislamiento o integración, entre otros. 

 

El software de inteligencia artificial de última generación desarrollado por IBM se encarga de analizar todas las respuestas y con ellas crea un completo organigrama de roles. Se puede saber con un altísimo índice de fiabilidad qué menores están siendo acosados, quienes son sus perseguidores y qué niños son víctimas potenciales de sufrir bullying en el futuro. Y, aunque hablamos de probabilidades, el software aprende de la experiencia, con lo que irá reduciendo las posibilidades de error.

 

FASE 2

 

La segunda etapa del modelo WatsomApp es la interacción personal con la inteligencia artificial, que podrá realizarse a través de una app para dispositivos móviles, ordenador o, nuestro favorito, el encantador robot Q.bo One.

 

Cad  alumno mantiene una conversación con un asistente virtual, Watsom Assistant, que empatiza y colabora con el niño para que se sienta cómodo compartiendo su experiencia, y los problemas o situaciones que puedan estar ocurriendo en su entorno.

 

“Watsom Assistant es un producto que nos acerca al futuro porque es capaz de dialogar muy fluidamente y de aprender de cada conversación, haciendo patrones y análisis dentro del contexto que nos interesa”, explica Gustavo Beltrán, CEO de WatsomApp, y nacido en el muncipio abulense de El Hoyo de Pinares.

 

Esta etapa del modelo es especialmente interesante, no solo por el atractivo que tiene la tecnología, también porque nos ha enseñado que los niños se desprenden del miedo que les impide hablar con sus padres o profesores. 

 

FASE 3

 

Con los datos recopilados de la prueba en línea y de la interacción con el asistente virtual, el sistema envía una alerta a la plataforma a la que acceden la dirección del centro o los tutores autorizados. Además, se entrega un informe personalizado de cada estudiante y de cada grupo, que no solo determina dónde está el problema y en qué etapa de desarrollo se encuentra, también aporta posibles acciones o medidas para afrontarlo y solucionarlo de forma positiva.

 

Una de las preocupaciones esenciales es garantizar la privacidad y el cuidado de la información. Gustavo Beltrán explica que "todos los datos recopilados están encriptados y que solo podrán acceder a ellos las personas autorizadas.  “

Noticias relacionadas