Ignacio Sánchez Galán: "En Salamanca tengo mis raíces, mis amigos... es el único sitio en el que me llaman José Ignacio"

El empresario salmantino, presidente de Iberdrola, lleva 18 años al mando de la compañía, la mayor generadora mundial de energía eólica.

Villavieja de Yeltes vio nacer a este salmantino de 69 años que lleva 18 al frente de Iberdrola y que fue el único empresario que estuvo presente en la Asamblea General de Naciones Unidas. Su gestión al frente de la compañía la ha llevado a ser una multinacional con presencia en 30 países y que da trabajo a 400.000 personas, además de suministro a 100 millones de personas.

 

En una entrevista con XL Semanal habló sobre su futuro, la compañía y Salamanca, donde tiene sus raíces y sus amigos:

 

- "Me escapo a Salamanca siempre que puedo. Son mis raíces, mis amigos, mis vacas, mis caballos; es el único sitio donde todavía me llaman José Ignacio".

 

- "Quitarse de en medio a un CEO es facilísimo, pero nosotros llevamos dos décadas demostrando que con la economía ‘verde’ generamos oportunidades industriales, un entorno más limpio y saludable y más y mejores empleos".

 

- "La reputación es fundamental. Dijimos en 2001 que duplicaríamos el tamaño de la compañía en cinco años y más que lo duplicamos; dijimos que invertiríamos y ejecutaríamos tantas obras y lo hicimos; dijimos que no íbamos a superar cierta deuda y lo cumplimos; dijimos que íbamos a pagar un dividendo y lo pagamos… Así es como ganas la confianza. Por eso llevo no sé cuántos años ganando el premio a las mejores relaciones con inversores, al mejor CEO… Y no es porque yo sea muy listo, sino porque invierto tiempo –horas y horas– y paciencia. Dicen que el cariño viene del roce, ¿no?".

 

 

- "Pues como llevo casado 38 años, mi mujer ya sabe cuál ha sido mi vida. Siempre estuve igual. En todos los sitios donde he estado me ha tocado estar en todas partes. Viví cinco años en Alemania, con niños pequeños en Madrid, iba y venía; estuve en Tudor, al principio, llevando toda el área exterior, comprando sociedades por todos lados; o sea, siempre he andado en el avión metido y ella lo conoce",

 

- "(Villaieja de Yeltes) Sí, claro, el boticario, el cartero, albañiles, otro estaba en una fábrica de curtidos; nos vemos cuando voy. Los padres de muchos inmigraron al País Vasco, a Alemania… Este verano estuve con Titi, Juanito, que es mecánico y vive en Derio, cerca de Bilbao. Se marchó con 18 o 20 años y sigue yendo por allí; y nos vemos".

 

- "Conozco a muchísimos, sí. Y cuando estoy hasta el gorro de papeles y tensiones, me pongo unas ‘botangas’ de obra, una camisa con el nombre de Iberdrola y me marcho a tocar obra. Estar con la gente y sentir el mundo real, ver el esfuerzo que hacen; como ingeniero, me gusta ver las cosas y que me cuenten los problemas".

 

- "Con las elecciones estamos sacando las cosas de quicio. La gente puede volver a opinar otra vez. Es como una segunda vuelta: peor sería si no nos consultaran, como pasó durante 40 años”.

 

- “No tiene sentido que las energías limpias sean las que más impuestos pagan en España. Hay que aplicar el principio de que quien contamina paga”.

 

- "No debería ser una cuestión de género, sino de talento y capacidad. Obviamente no puedo aventurar qué pasará en un futuro y, en cualquier caso, la última palabra la tendrán nuestros accionistas, pero es un hecho que las mujeres cada vez tienen más peso en los órganos de gestión de Iberdrola. Somos, de hecho, la compañía del Ibex 35 con mayor porcentaje de mujeres en su consejo de administración: un 42,8 por ciento".