Igea teme un aumento de la incidencia con la movilidad y el trasvase de contagios de otras comunidades
Cyl dots mini

Igea teme un aumento de la incidencia con la movilidad y el trasvase de contagios de otras comunidades

Francisco Igea, vicepresidente de la Junta de Castilla y León.

El vicepresidente cree que la apertura de la movilidad al decaer toque de queda y cierre perimetral puede provocar un trasvase de casos de comunidades con alta incidencia, como País Vasco.

Castilla y León ha anunciado sus nuevas medidas para después del estado de alarma, pero teme que la movilidad tras levantar el cierre perimetral y la proximidad con comunidades con incidencia muy alta, como País Vasco, pueda elevar la incidencia en la comunidad.

 

Igea ha explicado que todas las medidas principales, las que afectan a derechos fundamentales, decaen el 9 de mayo y cree que "es probable que se produzca un incremento previsible de la incidencia" al trasvasarse de territorios con más incidencia como es País Vasco, por eso piden mantener distancias e higiene. La proximidad con la comunidad vasca ya generó trasvase de casos en el pasado y ahora este territorio está entre los de mayor incidencia. Igea ha aludido también a la proximidad geográfica para explicar la situación de Burgos, que no termina de mejorar a pesar de que lleva semanas con cierres. "Cuando más movilidad haya, más transmisión habrá", ha agurado.

 

"La única medida que estaba en nuestra mano era el horario, pero era un absurdo mantener el horario de hostelería (limitado a las 22.00 horas) porque se trasladaría a los hogares", ha explicado Igea que se ha mostrado contrariado por el final del estado de alarma y las medidas aparejadas. El vicepresidente cree que no se dan herramientas porque acudir al Supremo si el TSJCyL deniega medidas no es suficiente.

 

Castilla y León ha dado a conocer las que serán sus medidas para contener la pandemia del Covid a partir del 9 de mayo, cuando decae el actual estado de alarma. A ese día, la comunidad llega con un toque de queda a las 20.00 horas y el cierre perimetral de la comunidad, de la que no se puede entrar y salir, además del límite de reuniones entre personas y cierre de templos, que afectaban a derechos fundamentales. Estas medidas desaparecen y la comunidad ahora las sustituye por cierre de interior de hostelería a 150 de incidencia, se amplía el horario a las 12 de la noche y bajará a la 1 en nivel 2 de alerta. Se elimina el cierre perimetral y el límite a reuniones interpersonales.

 

De este modo, Castilla y León renuncia a mantener el toque de queda, el cierre perimetral y los límites de reuniones, que eran las medidas fundamentales que ha venido aplicando y a las que se atribuye el control de la pandemia. Lo hace porque cree que no hay garantías jurídicas para aplicar este tipo de medidas como pedía, y como intentarán otras comunidades, y se opta por mantener control en los locales públicos y ampliar horario para evitar el descontrol en hogares.