Hostelería y comercio, dos de los sectores más afectados por la crisis en Ávila, piden medidas ante la situación "catastrófica" que están viviendo
Cyl dots mini

Hostelería y comercio, dos de los sectores más afectados por la crisis en Ávila, piden medidas ante la situación "catastrófica" que están viviendo

Calle San Segundo de la capital.

Ambas Federaciones sectoriales coinciden en la necesidad de diseñar un plan de choque para preparar, acompañar y ayudar a la salida, apertura y reinicio de las actividades

Desde el inicio de esta situación de crisis, CONFAE está reivindicando a los ayuntamientos de Ávila y de la provincia medidas fiscales y de apoyo a las empresas, de carácter excepcional, ante la situación de alarma que sufre el país, reclamaciones que quieren secundar desde las Federaciones de Comercio y Hostelería.

 

La suspensión de la obligación de pago de impuestos locales, tasas y precios públicos relacionados con la actividad productiva, y la devolución de aquellas que ya se han abonado obligatoriamente, pero que se corresponden al periodo de pandemia, así como la creación de ayudas que permitan el mantenimiento de la actividad y el empleo y el reinicio de la actividad cuando sea el momento son algunas de las firmes peticiones que reclaman desde Comercio y Hostelería, ante la nefasta situación de las empresas y empresarios de Ávila.

 

Uno de los sectores más afectados en todas sus vertientes, tanto la restauración como los alojamientos según CONFAE, es el hostelero, "que sufre muy especialmente las consecuencias de esta pandemia, obligado a cerrar desde el principio de la declaración del estado de alarma, debido al RD 463/2020". La situación para la práctica totalidad del sector puede calificarse actualmente como "catastrófica para todos los establecimientos hosteleros", según responsables de la Federación Abulense de Hostelería.

 

La situación del comercio, según indican también desde esta Federación, no es muy diferente, obligados igualmente al cierre a excepción de las empresas que por su actividad ven permitida su apertura. En este caso, además, ya se venían sufriendo las consecuencias de un fuerte cambio en la distribución comercial global: hábitos de consumo, potencia de grandes marcas y comercio on line, con unas claras debilidades estructurales.

                         

Ambas Federaciones sectoriales coinciden en la necesidad de diseñar un plan de choque para preparar, acompañar y ayudar a la salida, apertura y reinicio de las actividades. Un plan de choque en cuya elaboración se cuente con estos sectores representados en CONFAE, y que contemple medidas concretas, cuantificadas y calendarizadas, tales como apoyo económico y fiscal para empresas y autónomos, medidas que inyecten liquidez, un fondo de ayuda a pymes hosteleras y de comercio y eliminación de tasas e impuestos locales.

 

Así como el pago de las deudas que aún se tengan con las empresas del sector, la promoción de consumo interno y de economía circular y la creación de una campaña de promoción de la demanda en la pyme de comercio y campaña de apoyo al comercio de proximidad, además de formación sectorial para salir en mejores condiciones al mercado.

 

La estructura de la mayoría de las empresas de ambos sectores se corresponde con pymes y micropymes; en muchos casos, además, empresas familiares. Según la Confederación de Empresarios Abulenses los autónomos y trabajadores afectados "se han visto desde el primer día perjudicados por la ausencia total de ingresos, lo que supone un problema endémico de liquidez difícilmente superable, y más aún si no se cuenta con la ayuda de las administraciones públicas concernidas, cada una en su correspondiente ámbito", afirman.

 

Igualmente, desde las Federaciones de Comercio y Hostelería suscriben las peticiones de las organizaciones a la que pertenecen, como CEPYME, cuyo presidente, Gerardo Cuerva, ha pedido la suspensión de impuestos como IVA, Sociedades, IRPF al menos hasta julio, al igual que las cotizaciones, ya que las medidas tomadas hasta ahora solo sirven para el endeudamiento de las empresas, como ha declarado en alguna entrevista a medios de comunicación.

 

Por último, CONFAE señala que "es ahora, curiosamente, cuando se está dejando ver el enorme potencial del comercio de proximidad. Si sumamos su trabajo, su iniciativa y su  capacidad de adaptación a las acciones solidarias de todo tipo  que conjunta e individualmente nos consta vienen llevando a cabo numerosos comercios abulenses, podemos hablar de los autónomos y pymes de comercio como un sector capaz  y dinámico, que hasta en los tiempos más difíciles, y siempre en la medida de sus posibilidades, da respuesta a consumidores y  a la sociedad en su conjunto", finalizan.