Herrera y De los Mozos se reunirán el jueves para analizar la situación de Nissan en Ávila

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, recibirá el próximo jueves, 16 de febrero, al presidente de Renault-España, José Vicente de los Mozos, para analizar la situación de la factoría de Nissan en Ávila tras la designación del vallisoletano como interlocutor en este conflicto.

Así lo ha anunciado la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, tras la carta remitida ayer por el presidente consejero delegado de la Alianza Renault-Nissan, Carlos Ghosn, al jefe del Ejecutivo regional, al que comunicó que De los Mozos se encargará de la interlocución en este asunto, una noticia "positiva" para la Junta por la "confianza" que inspira el vallisoletano que fue en su día director de la factoría de Nissan en Ávila donde hizo un plan industrial, además de los que ha impulsado en Renault.

 

Tras insistir en la "buena noticia" que supone que De los Mozos vaya a llevar la rienda de la interlocución con la Junta y con los trabajadores, Del Olmo ha precisado que el nuevo encargado de la Alianza Renault-Nissan en España ha apuntado ya a que necesitará "unos meses" para estudiar la situación actual de la planta, analizar sus problemas y buscar un posible plan de viabilidad.

 

"Por fin la Alianza pone alguien al frente", ha significado la consejera de Economía y Hacienda, quien, tras reiterar su "satisfacción" por la designación de De los Mozos para este cometido, ha aprovechado la ocasión para recordar que todos los planes industriales que ha impulsado el vallisoletano para Renault han sido "exitosos".

 

No obstante, la consejera ha reconocido que será necesario esperar ya que en este caso no se puede exigir una solución inmediata si bien ha asegurado que Herrera defenderá ante De los Mozos el "efecto tractor" que tiene la fábrica de Nissan en Ávila para la economía de la ciudad amurallada, principalmente por su papel de planta ensambladora de vehículos, ha añadido a este respecto.

 

"Vamos a intentar con todas las fuerzas sacar la planta adelante", ha asegurado la titular de la cartera de Economía y Hacienda, quien, tras reconocer que sería bueno acabar con la incertidumbre pronto, ha admitido también que en asuntos de planes industriales que duran hasta 10 años unos meses no tienen importancia. "Lo importante es que siga funcionando y que se haga un buen plan industrial", ha sentenciado.

 

Se da la circunstancia de que el Pleno de las Cortes aprobó el pasado martes, 7 de febrero, una declaración institucional para exigir a la Dirección de Nissan que presente un plan industrial que garantice el mantenimiento de la actividad y del empleo actual de la fábrica de Ávila así como el futuro de la compañía en una ciudad donde la presencia de esta empresa es "fundamental" por ser "el principal centro de trabajo de la provincia".

 

Según recordó la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, que fue la encargada de poner la voz a esta Declaración Institucional, durante las últimas fechas se están produciendo una serie de noticias procedentes de la propia marca que están sumiendo a la plantilla en una "gran preocupación" ya que se habla de la cancelación de la producción del modelo NT500 y de un posible cierre de la factoría lo que supondría "un incumplimiento palpable" por parte de la Dirección de la compañía de los compromisos contraídos con los trabajadores y con las administraciones.

 

Esos compromisos, recordaron las Cortes en esta Declaración Institucional, eran consolidar la factoría de Nissan en Ávila con la "producción suficiente" para garantizar los puestos de trabajo y el futuro de la planta que emplea, a día de hoy, a unos 500 trabajadores que desarrollan su actividad "después de haber acordado diferentes ajustes a lo largo de los años anteriores".

 

En el inicio del documento leído por Clemente se rememoran los orígenes de la actual factoría de Nissan en Ávila, una planta con más de 60 años de antigüedad que se remonta al año 1956 con la construcción de la fábrica FADISA. Posteriormente, se empezaron a producir vehículos Palten-Diesel bajo licencia austriaca y, al poco tiempo, se inició la producción de furgonetas de la mano de Alfa-Romeo.

 

Ya en 1980 Nissan se convirtió en accionista mayoritario de Motor Ibérica y en 1987 se fabricó el primer modelo de la firma nipona en Ávila con una plantilla de 1.200 trabajadores, el número máximo alcanzado.

Noticias relacionadas