Gracias capitán

Familiares, compañeros, técnicos y directivos del Real Ávila han acompañado a Josito en su despedida. (Foto: Carlos Jiménez).

Josito se ha despedido de la familia del Real Ávila Club de Fútbol, conjunto que abandona por motivos laborales tras permanecer diez años en la primera plantilla del conjunto encarnado.

Una despedida nunca es fácil. Si además se produce en el contexto del deporte rey, se complica la tarea. Y si a ello se suma que quien dice adiós es un hombre de club, un jugador de esos que evocan un fútbol pasado donde la vida personal y la trayectoria profesional era un único camino que se aprendía a recorrer en la misma casa, el trance aumenta de dificultad.

 

En la tarde de este miércoles, el estadio municipal Adolfo Suárez ha sido el escenario donde Josito ha tenido que pasar el mal trago de dejar atrás diez años de compromiso con la camiseta encarnada, una década en la que el lateral abulense ha pasado de "ser un niño a un hombre".

 

Tras las palabras de agradecimiento por su trayectoria del director deportivo del conjunto de la capital amurallada, Carlos González Bellette, quien ha destacado su "trabajo y compromiso" con el único objetivo de "dar todo por el club de su ciudad", ha sido el turno de Josito.

 

Momentos buenos y malos

 

Con todos sus compañeros presentes en la sala de prensa, y visiblemente emocionado, apenas ha podido comenzar a leer el escrito de depedida que llevaba preparado para la comparecencia ante los medios de comunicación.

 

En él, el defensa encarnado ha querido recordar y agradecer el trabajo de todos los entrenadores, los compañeros y los directivos que confiaron en él en estos años, una época donde ha habido "momentos muy buenos y momentos más compliados".

 

Quizá detrás de las palabras de Josito estaba el recuerdo del año del decenso desde el Grupo VIII de la Tercera División a la Primera Divisón Regional de Aficionados de Castilla y León, una campaña donde el futbolista dió un paso al frente "cuando nadie quería saber nada de un club con 96 años de historia".

 

Último regalo

 

"He dado todo en cada balón, nunca me he guardado nada", ha recordado Josito con lágrimas en los ojos, tras destacar el regalo que ese fútbol que tanto amó le otorgó el día de su despedida: un gol en Santa Marta de Tormes de esos que suman tres puntos de los que en el argot del deporte rey se califican como 'de play off de ascenso'.

 

Después de reconocer la dificultad de tomar la decisión de abandonar el club encarnado, determinación relacionada con motivos laborales, Josito ha recordado que hace una década llegó a un equipo "con aspiraciones de subir a Segunda División B", objetivo por el que el defensa abulense ha afirmado estar seguro que lucharán sus compañeros de vestuario hasta el día de hoy.

 

El Real Ávila Club de Fútbol rendirá un emotivo homenaje a Josito en el próximo encuentro que dispute el conjunto encarnado como local en el estadio municipal Adolfo Suárez, un choque que jugará ante el Zamora Club de Fútbol el domingo 20 de enero a partir de las 17 horas.

 

Carlos González y Josito, en la rueda de prensa. (Fotos: Carlos Jiménez).

Comentarios

Aficionado 11/01/2019 13:11 #1
No entiendo nada, pero yo creía que trabajaba en el 88, ya no trabaja allí?

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: