Gil Tamayo: "La Iglesia en Ávila está dando trigo en forma de empleo”
Cyl dots mini

Gil Tamayo: "La Iglesia en Ávila está dando trigo en forma de empleo”

El obispo de Ávila, José María Gil Tamayo. (Foto: Edgar Palomo)

El Obispado de Ávila anima a los abulenses, "sean católicos o no", a marcar la X en la declaración de la renta a favor de la Iglesia Católica

La Diócesis de Ávila ha hecho un llamamiento a todos los contribuyentes abulenses, sean católicos o no, para que marquen una x en la casilla de la Declaración de la Renta “con el fin de apoyar la labor social que esta institución hace no solo en la provincia, sino también en el mundo”. La institución se apoya en que con ese dinero percibido todos los años “posibilita los fines de su trabajo”, y se justifica argumentando en que “la población tiene que seguir apoyando a la Iglesia Católica en sus necesidades”, ya que mediante su labor “contribuyen a favorecer la situación socio-económica de la provincia en forma de empleo”.

 

El obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, ha argumentado que la institución religiosa “tiene una presencia fuerte” en cuanto al empleo indefinido de la provincia de Ávila, en concreto un 7% según sus datos. “Solo en el ámbito educativo en la provincia tenemos 800 personas trabajando como profesores y otras 200 más que también como empleados trabajan en otros centros diocesanos, con una contribución al ámbito social y laboral fuerte”, admite Gil Tamayo.

 

Según datos ofrecidos por el Obispado de Ávila, el número de abulenses que marcaron la X a favor de la Iglesia durante el ejercicio de 2017 fue de un 46,53%. Superando así la media en Castilla y León con un 43,16%, y también la española, cifrada en un 35%.  En este sentido la Diócesis recibió durante el pasado año 2018 por parte de la Conferencia Episcopal Española un total de 1.878.000 euros por la renta de 2017 declarada el pasado año, y cuyo importe recaudado en la provincia a su favor fue de 643.178 euros. Algo más de 10.000 euros respecto a 2016 que fue de 633.096 euros.

 

Gil Tamayo reconoce que la mitad de los beneficios económicos recibidos por la Diócesis abulense se gasta en el mantenimiento del patrimonio religioso, y que además esta asignación “no viene dada por parte del Estado, no va en la partida de los Presupuestos Generales del Estado, sino que es previamente una minoración de ingresos”.

 

El obispo de Ávila ha insistido a su vez que "la Iglesia en Ávila está dando trigo en forma de empleo”, y admite que a través de esta institución, otros sectores de trabajo de la capital abulense como el turismo o la hostelería se ven beneficiados económicamente de la atracción de su patrimonio.