García Burillo espera que Gil Tamayo sea un "buen pastor"

Jesús García Burillo, obispo de Ávila, atiende a los medios de comunicación. (Foto: Carlos Jiménez).

El obispo de Ávila se ha despedido de los medios de comunciación abulenses en un acto informal celebrado este martes en el Obispado.

El obispo de Ávila, Jesús García Burillo, vive sus últimas semana como máximo reponsable de la Iglesia en la provincia abulense. Tras 15 años en el cargo, García Burillo vive estos días "el trasiego de dejar la casa apunto para que Jose María pueda venir y se encuentre todo en buenas condiciones".

 

En un desayuno informal con los medios de comunciación abulenses que ha servido como despedida de los trabajadores de los mismos, García Burillo ha asegurado estar preparado para afrontar una "etapa nueva y diferente".

 

"El señor puso Ávila en mi camino", ha recordado , tras destacar la "unión" que ha tenido con la ciudad y la provincia abulense. En cuanto a su sucesor, el obispo de Ávila espera que "acojáis con entusiasmo, amor y gran disposición" a José María Gil Tamayo.

 

Balance positivo

 

"Será un buen guía, un buen padre y un buen pastor en nuestra vida ordinaria y de trabajo", ha augurado García Burillo, quien mira sus 15 de años al frente del Obispado de Ávila con "mucho gozo y satisfacción".

 

José María Gil Tamayo tomará posesión como nuevo obispo de Ávila en una ceremonia religiosa que tendrá lugar en la Catedral de Ávila el sábado 15 de diciembre a partir de las 11 horas.

 

Jesús García Burillo junto a los periodistas de los medios abulenses.