Fuentes recuerda que los comuneros favorecieron la “participación activa” del pueblo
Cyl dots mini

Fuentes recuerda que los comuneros favorecieron la “participación activa” del pueblo

La Real Academia de Ciencias Morales y Políticas destaca que la Guerra de las Comunidad siempre fue un “elemento de sentimientos” desde la propia Batalla de Villalar.

El presidente de las Cortes, Luis Fuentes, recordó este viernes que los comuneros favorecieron la “participación activa” del pueblo, pero su derrota “les privó de ver cómo algunas de esas ideas avanzadas a su tiempo fueron asumidas más tarde por el mismo rey para poder gobernar España”. “Por eso ahora rendimos tributo a esa época, ese éxito y a esos hombres adelantados, con la única pretensión de recordarlos”, subrayó, durante su intervención en el acto académico 'El legado de las Comunidades 1521-2021', organizado junto con la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y que clausuró el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.

 

El también presidente de la Fundación de Castilla y León recordó que la conmemoración del V Centenario de las Comunidades de Castilla explica “qué sucedió y cómo se revelaron contra un monarca que, por otro lado, era muy deseado”. “¿Qué pasó? Ese es el debate de las ideas políticas que justificaban dos modelos de política social contrapuestos”, expuso durante la jornada.

 

Este movimiento social, prosiguió, se originó en las ciudades “como una confrontación política”, pues el rey consideraba que el pueblo “debía acatar todos sus deseos, mientras los comuneros, que debía hacerlo con un pacto con el propio pueblo”. “Ello arrastró a la primera revolución moderna, que se basó en los nuevos servicios, el reparto de los oficios más lucrativos del reino y la polémica con los extranjeros traídos por el rey, y que éstos sacaran el dinero de Castilla”, continuó Fuentes.

 

En este punto, resumió que 500 años después se ha realizado un balance de un movimiento que fue “decisivo para la configuración de una España moderna”, pues argumentó que los líderes fueron “hombres y mujeres que afrontaban retos que les tocó vivir, súbditos de un rey que no supo satisfacer las expectativas que el pueblo tenía puestas en él”.

 

Integrar la Historia

 

Por su parte, el presidente de Real Academia de Ciencias Morales y Políticas (Racmyp), Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, consideró que la guerra de las Comunidades ha sido “elemento de sentimientos” desde la propia batalla de Villalar hasta el presente. De hecho, comentó que los comuneros fueron considerados los “padres de los liberales” por unos pero también hay otra interpretación conservadora. “Ambas son ciertas, pero no exactas”, defendió.

 

A su juicio, la “verdadera Historia de España” habría que interpretarla como “integración”, como ya hacen los anglosajones, “donde todo su pasado es heroíco”. “No deberíamos hablar de buenos y malos, de rojos y azules, de liberales y conservadores… sino integrarlos”, defendió Herrero.

 

Fue el vicepresidente de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas (Racmyp) y director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Benigno Pendás, quien recordó que el legado de las comunidades “cumple los requisitos cervantinos”, por lo que abogó por “recordarlos con rigor y sentido crítico”. En este sentido, urgió “a enseñar bien la Historia a los jóvenes, y en este caso la exposición, el catálogo y actos explican muy bien lo que fue el movimiento”. También negó que la la literatura política de los comuneros “no sea de primer nivel”. “Es original, novedosa, muy bien planteada y merece el grado máximo de importancia en el marco de la historia de las ideas políticas”, ensalzó.

 

“Se aprendió la lección”

 

Prendás explicó que Carlos V “aprendió la lección, por lo que no fue en vano el sacrificio de los comuneros”. En este sentido, expuso que la “monarquía de todas las Españas tuvo su centro y eje en Castilla y León, tierra que supo hacer suyo el proyecto global cuando se vio reconocida y no maltratada”.

 

Igualmente, consideró que fue una etapa “original y muy creativa” que “rompe todos los tópicos de que el pensamiento español no estuvo a la altura, cuando sí que lo estuvo”: “El mundo cambió para siempre desde aquellos días y el eje del mundo pasó de Aquisgrán a Tordesillas; esa modificación supuso una etapa más brillante para España. Lo importante es que todos los protagonistas aprendieron la lección de la Historia. A pocos movimientos como este se le puede aplicar la defensa de la democracia del griego Pericles: ‘Tuvieron una confianza audaz en la libertad’, un legado que merece ser reconocido”.

 

Continuó el comisario de la conmemoración del V Centenario, Salvador Rus, quien desdeñó lo referente a una “polémica, un conflicto y una generación, dos concepciones de la Monarquía en las Comunidades’, y destacó que los comuneros fueron derrotados en 1521 pero impusieron sus ideas más tarde con una monarquía universal.