FSP-UGT denuncia la eliminación de las Gerencias de Área por parte del Consejero sin informar a los órganos competentes

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado

FSP-UGT lamenta que 2nuevamente los responsables de la Junta nos obsequien con una maniobra sorpresiva y dictatorial que evidencia una vez más su falta de respeto a los derechos de los trabajadores, la opinión de los ciudadanos o hacia los órganos de representación de estos".

Tras el anuncio del Consejero de Sanidad anuncia en los medios de comunicación de que están ultimando un plan para eliminar las Gerencias de Área, FSP-UGT Ávila denuncia que se ha llevado a cabo "sin informar de sus intenciones previamente a los órganos de participación social, que algo tendrán que decir creemos, o al menos se merecen la delicadeza de ser informados de este tipo de decisiones. Sin informar a los sindicatos que algo tendrán también que decir sobre lo que va a pasar con los trabajadores funcionarios y laborales que prestan su servicios en esas Gerencias y sin negociar previamente nada de nada en la mesa sectorial de sanidad".

 

Para esta organización sindical, "a la vista de la política de hechos consumados del señor Gerente Regional no solo le sobran las Gerencias de Área. A este señor le sobran los sindicatos, las mesas de negociación, los Consejos de Salud, los trabajadores, los Gerentes, y finalmente los pacientes y ciudadanos de esta comunidad".

 

"Lo primero a tener en cuenta en este tipo de reestructuraciones que pretende este señor es que los trabajadores de la Gerencia de Área, son laborales y funcionarios en su mayoría y tienen una RPT con unos puestos de trabajo asignados. Relación de Puestos de Trabajo que si se modifica hay que negociar obligatoriamente con los sindicatos previamente en las mesas correspondientes.

 

En segundo lugar hay que considerar que los trabajadores son seres humanos, con familias y tienen vida propia después de la laboral y necesitan saber que va a ocurrir con sus puestos de trabajo por boca de la Administración; y no enterarse de una reestructuración que les va a afectar gravemente por las declaraciones pre electorales del Gerente regional de sanidad en los medios de comunicación.

 

Otro punto importante a tener en cuenta es que hay una serie de Órganos como el Consejo de Salud de Área que se merecen igualmente un mínimo de respeto y ser informados de este tipo de maniobras previamente a que se produzcan y no a toro pasado como ya ocurrió con la unificación de las Gerencias de Atención Primaria y Especializada" añaden.

    

 

Asimismo, consideran que "es vergonzoso que unas reestructuraciones de esta magnitud, que van a afectar a la asistencia sanitaria en nuestra provincia durante décadas se estén llevando a cabo de una forma totalmente dictatorial y arbitraria, sin buscar el mínimo consenso con las organizaciones sociales y sindicales y sin contar con los propios órganos establecidos en la Ley General de Sanidad".


Según FSP-UGT Ávila, "Sacyl viene acostumbrado a hacer de su capa un sayo y actuar primero y pensar después con lo que luego tiene que afrontar consecuencias desagradables en los juzgados de la región, como le ocurrió hace poco con la configuración de las Unidades de Gestión Clínica. Pero desde luego no aprende. Está empezando ya a ser una tradición que la mitad de las resoluciones dictadas desde Sacyl acaben siendo revocadas por los tribunales de justicia de la región sin que sus responsables se inmuten, debido seguramente a que no tienen que pagar las costas judiciales de sus bolsillos.

 

Ahora Sacyl lógicamente va a tener que afrontar las consecuencias de sus acciones porque desde luego por parte de UGT estamos empezando ya a estar hartos de este funcionamiento y por tanto no vamos a parar hasta que se respeten los derechos de los trabajadores y se tenga en consideración la opinión de los Órganos de participación".

 

Desde la FSP-UGT lamentan  que nuevamente los responsables de la Junta "nos obsequien con una maniobra sorpresiva y dictatorial que evidencia una vez más su falta de respeto a los derechos de los trabajadores, la opinión de los ciudadanos o hacia los órganos de representación de estos".