FSIE critica que el PSOE de Castilla y León quiera hacer desaparecer la enseñanza concertada

FSIE -sindicato mayoritario de la enseñanza concertada en Castilla y León-, considera que las manifestaciones del portavoz de Educación del Grupo Socialista, Fernando de Pablos y del viceportavoz, Jesús Guerrero, sobre la enseñanza concertada en la comunidad y su financiación "son tendenciosas y carentes de rigor", aseguran.

 

FSIE añade en nota de prensa que "manifestar que se extrae dinero de la enseñanza pública para financiar a la concertada “por encima de lo presupuestado” no solo es mentir, sino tergiversar una realidad constatable". Ello demuestra, según FSIE CyL, que el PSOE lo único que pretende es:

 

1.- Romper el equilibrio entre redes que desde la asunción de competencias se ha venido sucediendo en CyL (70% pública – 30% concertada).

 

2.- Enfrentar a dos sectores educativos que complementan su labor de atender tan exitosamente a los alumnos de la comunidad.

 

3.- Confundir a la opinión pública con datos sesgados.

 

Para FSIE CyL "la enseñanza concertada no ha incrementado unidades a lo largo de este tiempo, salvo la concertación de la educación infantil que por ley estaba establecida, y de eso hace décadas. En tiempos de crisis, la enseñanza concertada redujo la parte proporcional de unidades según acuerdo del sector. Los trabajadores de la concertada también redujeron su salario en los mismos términos que la pública".

 

Si con esas manifestaciones en contra de la concertada lo que se pretende afirmar es que debería hacerse un presupuesto específico para educación concertada, reivindicación histórica de FSIE CyL, como existe en otra comunidades, desde FSIE animan "al PSOE y a sus portavoces a que lo reclamen ya que así de paso podrán incorporar y resarcir los agravios que los trabajadores de la concertada sufrimos en relación a nuestros compañeros de la pública: salarios un 4% inferiores, no incorporación de sexenios de formación,  ello supone miles de euros anuales menos para un profesor de la concertada, jornadas muy superiores en primaria y secundaria, plantillas mucho más pequeñas, menos profesores por aula. Sin olvidarnos de la partida de “otros gastos”, que convierte en mileuristas al personal no docente de administración y servicios".

 

"Todas estas diferencias bien podría reivindicarlas el PSOE en los presupuestos", añaden.