Francisca Muñoz dona parte de su colección de encajes de bolillos a la Diputación
Cyl dots mini

Francisca Muñoz dona parte de su colección de encajes de bolillos a la Diputación

Francisca Muñoz junto al diputado de Cultura, Eduardo Duque.

Francisca Muñoz es una artista de Navalmoral de la Sierra que “aprendió el difícil arte del encaje de bolillos por inspiración de Santa Teresa de Jesús"

El diputado responsable del Área de Cultura, Patrimonio, Juventud y Deporte, Eduardo Duque, ha recibido en el Torreón de los Guzmanes a Francisca Muñoz Redondo, artista encajera abulense que ha donado a la Diputación Provincial algunas de sus obras, las cuales ya están expuestas en las paredes de la Institución.

 

Francisca Muñoz es una artista de Navalmoral de la Sierra que, según explica Duque “aprendió el difícil arte del encaje de bolillos por inspiración de Santa Teresa de Jesús, pues al conocer que la Santa hacía esta actividad quedó tan impresionada que decidió seguir sus pasos en este sentido”.

 

El diputado de Cultura ha recibido a la artesana en la sede de la Diputación en agradecimiento a la donación que esta ha realizado y que consiste en una colección de abanicos así como los versos enmarcados de la Santa abulense La paciencia todo lo alcanza, solo Dios basta que desde el pasado mes de octubre lucen en el Área de Presidencia del Torreón de los Guzmanes.

 

Durante su visita, Muñoz ha explicado que comenzó a realizar encaje de bolillos en 1992, aprendiendo en las escuelas de la calle de O’Donell y de la calle Delicias, en Madrid. Gracias a su tesón y a la Asociación Milano, que ha colaborado en la divulgación del arte del encaje de bolillos, se han realizado exposiciones y encuentros de encajeras por toda la provincia, en localidades como El Barco de Ávila, El Barraco, Navalmoral de la Sierra o la capital abulense, entre otros municipios. Sus obras, además, pueden contemplarse también en el Museo Provincial.

 

A los 77 años, Francisca continúa disfrutando de su pasión, algo que ha ensalzado el diputado provincial durante el encuentro, pues demuestra que “la ilusión y la vocación de estas personas por este tipo de oficios tradicionales son fundamentales para que se mantengan vivos con el paso del tiempo y sean conocidos por las nuevas generaciones”.