Finge ser policía para abordar a chicas y violar a una menor en su coche: "¿No te interesan 100 euros y tenemos una aventura?"
Cyl dots mini

Finge ser policía para abordar a chicas y violar a una menor en su coche: "¿No te interesan 100 euros y tenemos una aventura?"

Aprovechó la "incertidumbre" del estado de alarma para perseguir a mujeres y amenazarlas con multas.

Un hombre ha aceptado una condena a seis años y medio de prisión por violar a una menor a la que subió en su coche fingiendo ser policía y ofreciéndole llevarla a casa mostrando una placa falsa, que también usó para abordar y coaccionar a cinco chicas más.

 

El juicio estaba previsto para este miércoles en la Audiencia de Tarragona pero no se ha celebrado porque el acusado, de 34 años, ha reconocido los hechos y ha aceptado una condena por agresión sexual y detención ilegal a una menor, usurpación de funciones públicas y siete delitos de coacciones.

 

Además de la pena de prisión, la sentencia también le impone pagar una multa de 1.080 euros e indemnizar a las víctimas con 16.000 euros en total.

 

La sentencia de conformidad explica que el 24 de noviembre de 2019 el hombre conducía por Salou (Tarragona) cuando abordó a dos menores, que eran primas, les enseñó una placa falsa de policía y les indicó que subieran al coche para llevarlas a casa.

 

Cuando ya había dejado a una en casa, condujo hasta un camino de tierra en las afueras de Salou, aparcó en una zona despoblada y le dijo a la niña que bajara del coche para registrarla, lo que aprovechó para agredirla sexualmente.

 

Después siguió conduciendo hasta un descampado, donde le volvió a decir que bajara para registrarla y la volvió a agredir.

 

Unos días después, siguió a pie a una mujer hasta su portal, donde le gritó 'Soy policía, abre que quiero hablar contigo', mostrando la falsa credencial.

 

CONFINAMIENTO

En primavera de 2020, el hombre aprovechó "la situación de incertidumbre generada tras el decreto de estado de alarma" y, mostrando su falsa placa policial, siguió a mujeres hasta cinco veces, diciéndoles que subieran a su coche y amenazándolas de ponerles una sanción.

 

A una la obligó a subir al coche tirando de la mochila que llevaba, y una vez dentro le dijo: "¿No te interesan 100 euros y tenemos una aventura?".