Finaliza la primera campaña de conservación del aguilucho cenizo llevada a cabo por SeoBirdlife
Cyl dots mini

Finaliza la primera campaña de conservación del aguilucho cenizo llevada a cabo por SeoBirdlife

Aguilucho cenizo.

Catalogada como vulnerable

Este año ha arrancado la primera Campaña de Conservación del Aguilucho cenizo (Circus pygargus) por parte de los voluntarios del grupo local de SEO-Ávila para tratar de salvar a los pollos de esta especie protegida, catalogada como vulnerable, en la época de cosecha. El aguilucho cenizo (Circus pygargus) es una rapaz habitual los campos de cultivo y zonas esteparias de la provincia a lo largo de la primavera y el verano. En esta época son muchas las parejas que crían entre los campos donde crecen las espigas de trigo, cebada o centeno, que es donde establecen el nido.

 

En él la pareja formada por hembras de tonos pardos con su blanco obispillo y los machos de tonos grises sacan adelante dos o tres pollos en un pequeño cubículo situado en el suelo . Por primer año los voluntarios del grupo local de SEO Birdlife Ávila han llevado a cabo, con la colaboración de la Junta de Castilla y León, una Campaña de conservación de esta especie con el fin primordial de controlar los nidos para tratar de salvar a los pollos del paso de las cosechadoras. Además se persigue dar a conocer la situación de la especie en la provincia y concienciar del valor de la misma para el campo y los agricultores, “los cuales han sido parte primordial en el trabajo desarrollado pues su colaboración ha sido muy buena desde el primer momento” explica Jorge Leonor, el coordinador de la Campaña.

 

 Como explica Jorge Leonor “éste primer año nacía como una propuesta de aprendizaje para el equipo que lo ha desarrollado pues nos ha permitido conocer muchas cosas del comportamiento y la fenología de la especie en nuestra provincia”. A su vez y como también nos cuentan desde el grupo local “ha sido una pequeña sorpresa, que ya intuíamos, ya que hemos corroborado la presencia de varias parejas de aguilucho pálido en los campos abulenses. Esta especie se comporta de manera similar al cenizo con alguna variación fenológica”.

 

 Con una metodología basada en un gran trabajo de campo para detectar los territorios de las parejas de aguiluchos cenizo y pálido para, en colaboración con los agricultores y la Junta de Castilla y León, poder localizar los nidos de ambas especies y así poder evaluar la edad de los pollos y determinar si en la época en que las cosechadoras están en los campos éstos vuelan o no y llevar a cabo las actuaciones pertinentes éste año se han detectado un total de 10 nidos. De ellos 7 han sido de aguilucho cenizo y 3 de aguilucho pálido.

 

Todos ellos se han situado en la comarca de La Moraña “que es donde hemos comenzado a trabajar este primer año por ser la zona de la provincia con mayor hábitat propicio para los aguiluchos aunque también se han prospectado algunas otras zonas donde hemos localizado algunos ejemplares. En años venideros trataremos de ampliar nuestro radio de actuación tratando de conseguir un grupo de voluntarios que nos permita acometer la Campaña con solvencia” explica Jorge Leonor. Los resultados de la Campaña han sido muy positivos al tratarse de la primera ya que “en los siete nidos de aguilucho cenizos que hemos controlado han nacido 21 pollos (una media de 3 pollos por nido) si bien uno de los nidos no lo hemos podido controlar hasta que los pollos ya han volado por lo que no sabemos si había alguno más. Solo uno de esos nidos ha tenido 4 pollos y en varios de ellos hemos podido localizar huevos no fecundados. De esos pollos han conseguido volar 20 jóvenes lo que da una tasa de pollos que han volado del 95,2% (20 de 21).

 

Por ello la tasa de supervivencia ha sido muy alta. El único pollo que no ha salido adelante era ya volantón y lo hemos detectado en la retirada de un cercado sin llegar a determinar la causa de la muerte” valora Jorge Leonor. “En los tres nidos de aguilucho pálido que hemos controlado hemos podido constatar la presencia de 7 pollos (una media de 2,3 pollos por nido) si bien uno de esos nidos, en los que solo detectamos 1 pollo, sólo se visitó una sola vez pues ya estaba muy avanzado y la cosecha quedaba a mes y medio vista. De ellos hemos corroborado la supervivencia de 6 de los pollos pues el único pollo de nido no lo hemos relocalizado una vez salió del nido.

 

Con ello la supervivencia es del 82,5 (aunque previsiblemente sea del 100%).” concreta el coordinador. En conclusión, “finaliza este primer año de un proyecto muy ilusionante que nos ha llevado un gran esfuerzo pero que ha recompensado con creces a cada uno de los que nos hemos implicado, y que confiamos ayude a que la tendencia negativa de las poblaciones de estos aguiluchos se revierta y ambas recuperen parte de su población esperando contar en las siguientes campañas con la colaboración de cada vez más agricultores”.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: