Falta de seguridad, puntualidad y limpieza en la línea de autobús Ávila-Madrid

Reunión entre el PP de Ávila y la plataforma 'Abono E'. (Foto: Edgar Palomo)

El PP solicita una reunión urgente entre el Gobierno y la empresa concesionaria para solucionar los problemas de seguridad y horario de los abulenses que se acercan por autobús a la capital de España

La plataforma de usuarios ‘Abono E’ que realizan habitualmente el trayecto Ávila-Madrid por autobús se han reunido con miembros del Partido Popular abulense para hacerles llegar los continuos problemas de seguridad y retrasos por parte de la empresa concesionaria. Este grupo de usuarios, con 300 afectados y cuyos responsables se han reunido en la mañana de hoy con el PP abulense, ha denunciado el inadecuado mantenimiento de los autobuses de la empresa Jiménez Dorado, concesionaria de este servicio, y que no cumple con unos mínimos de seguridad, puntualidad y limpieza.

 

Por su parte, la diputada del PP en el Congreso, Alicia García, ha anunciado que ante este problema el grupo popular llevará una iniciativa parlamentaria para exigir una reunión urgente con el Gobierno para que se cumpla el contrato existente en la explotación de esta concesión para que se solucionen los problemas de los viajeros.

 

Exigimos al Gobierno de España, porque creemos que es responsable en la concesión de este contrato, que se cumpla el contrato. Por lo que exigimos que haya una reunión al máximo nivel para que se exija el cumplimiento del contrato y que todo lo que nos está trasladando la plataforma se corrija de manera inmediata”, apunta la política conservadora.

 

Vamos a exigir que se escuche a la plataforma y que la empresa concesionaria  cumpla el contrato, de no ser así exigimos que se revoque o se sancione, porque no podemos poner en riesgo la seguridad de los abulenses”, admite.

 

Desde la plataforma apuntan a que los autobuses de la empresa Jiménez Dorado salen con más de media hora de retraso habitualmente, además de haber sufrido tres reventones de neumáticos en lo que va de mes,  aparte de parones en los trayectos por averías en el motor y problemas en el anclaje de cinturones, o asientos que se mueven. Unos problemas que como indican, se vienen repitiendo desde hace cuatro años cuando se acordó a la empresa la concesión.