Exculpados el alcalde y el exalcalde de Mombeltrán después de haber sido denunciados por un vecino
Cyl dots mini

Exculpados el alcalde y el exalcalde de Mombeltrán después de haber sido denunciados por un vecino

Ayuntamiento de Mombeltrán

El alcalde de Mombeltrán califica positivamente una sentencia absolutoria de la Audiencia Provincial tras una denuncia de un vecino.

El alcalde de Mombeltrán, Francisco Hernández, califica positivamente el fallo absolutorio de la sentencia dictada por la Audiencia Provincial contra su persona y la del excalcalde de la localidad, Julián Navarro, probando su inocencia frente a la acusación de un vecino de no actuar frente a los supuestos ruidos de un bar en el municipio y acusándoles de un presunto delito de prevaricación administrativa y contra el medio ambiente.

 

En la sentencia se demuestra que la denuncia era infundada, que se sostenía en falsedades y afirmaciones vagas y genéricas”, ha explicado el alcalde. Asimismo, “queda patente que el dueño del establecimiento no pudo ser acusado por ruidos”, por lo que “no puede haber un delito de omisión cuando no existe la acción”.

 

Ha concluido un periodo largo y doloroso en el que hemos visto que la única intención de la acusación ha sido cerrar el bar, aunque se llevara por delante a alcaldes y funcionarios”, ha añadido Francisco Hernández. Además, ha criticado la posición de la Fiscalía frente a los alcaldes, que ha calificado de “lamentable”.

 

También ha matizado el alcalde que “según la sentencia no se debería haber llevado a cabo la vía penal, que se reserva para casos graves”, cuando “ni tan siquiera se usó la vía administrativa ni la contencioso-administrativa”. En definitiva, y en palabras del alcalde, este juicio ha sido “un verdadero despropósito”.

 

Hernández de la Cruz ha reclamado, frente al “nivel de quejas y exigencias de determinados vecinos” en pequeños pueblos como Mombeltrán, que no cuentan con policía local, “un refuerzo de las plantillas de la Guardia Civil”, ya que es la “única vía” que tienen los consistorios para comprobar e iniciar expedientes sancionadores por ruidos, botellones, cumplimientos de horarios, entre otros.

 

El fallo dispuesto por la Audiencia Provincial de Ávila exime de culpa al alcalde y exalcalde citados en anteriores mandatos tras probarse que los dos ediles actuaron adecuadamente frente a las quejas de un vecino, Antonio Mateos Sanjuán, y familia, por los supuestos ruidos ocasionados por el bar ‘La Taberna del Villano’, cerrado desde 2016.

 

El alcalde de Mombeltrán, Francisco Hernández de la Cruz, ha asegurado que ante dichas quejas “en todo momentoactuó “con todas los instrumentos legales a su alcance y “pidiendo asesoramiento a las instituciones para solucionar este problema de la manera más racional y responsable posible”.

 

De hecho, en la sentencia se recoge que “sí existió actividad administrativa por parte del órgano que le correspondía intervenir, en la mayoría de los casos la Junta de Castilla y León que no aparece aquí denunciada”.

 

Es más, en el caso de Francisco Hernández, en la sentencia se explican las medidas tomadas por el entonces edil respecto a las quejas de los vecinos referentes a la terraza y a los supuestos ruidos, obligando al citado bar “a quitar determinadas mesas de la terraza así como una televisión”. Asimismo “impuso una multa a la persona que regentaba el bar y, en relación con los expedientes sobre la concesión de la licencia se dio información pública” según lo establecido por la ley.

 

También “recibió comunicación del Procurador del Común” durante su periodo en la Alcaldía y “se solicitó auxilio a la Diputación de Ávila y a la Junta de Castilla y León a los efectos” señalados por el Procurador del Común. Y acudió el SEPRONA de la Guardia Civil para medir el ruido del establecimiento, que concluyó con un informe “negativo”.

 

Incluso se elaboró una ordenanza de terrazas, que se dio traslado “a los afectados” y “a los denunciantes”, que “no presentaron alegaciones”. También se organizaron reuniones con vecinos para tratar el “tema de las terrazas”.

 

Asimismo, el alcalde destaca una parte de la sentencia donde se apunta que “ha quedado demostrado que desde la Fiscalía, durante el juicio no se han señalado de forma concreta “las acciones y omisiones dolosas que constituyen la acusación. Tampoco se mencionan “ni días, ni hechos concretos que se atribuyen a cada uno de ellos, ni las quejas concretas que han existido, ni la normativa aplicable que se dice infringida, ni a qué requerimientos concretos se refiere cuando alude (la acusación) al Procurador del Común, ni al Servicio de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León”.